ESAS PERSONAS Y NOSOTROS

Hay personas que pasan por la vida como una llamarada. Este tipo de personas se clavan en nuestra carne y en nuestra piel. Cuando ya no están con nosotros dejan un espacio muy difícil de llenar, un gran vacío en nuestra alma. Yo viví al lado de una de esas personas durante más de treinta y cinco años. Cuando desapareció no sólo yo si no cientos, miles de personas se sintieron vacías. El sol ya no calentaba como antes, la luna llena ya no era un espectáculo para admirar, la alegría ya no era tan alegre.

Mi vida entró en un cono de sombras. Nada tenía sentido y quería morir a cada rato. Lo que hasta ayer me causaba placer parecía no tener la más mínima importancia.

De pronto un día -dentro del torbellino de angustia y desesperación en que se había convertido mi vida- sentí la vaga sensación de que estaba traicionando algo. Esa sensación de incomodidad comenzó a convertirse en algo que me angustiaba por encima del dolor que sentía.

Tuve que tranquilizarme y empezar a reflexionar sobre esta sensación de incomodidad. ¿Qué sentía que estaba traicionando? La respuesta comenzó a caer sola: estaba traicionando el ejemplo que esta persona me dio a lo largo de su vida. Me dí cuenta que si abandonaba todo cometía una traición a su memoria y tiraba por la borda todo lo construído en estos años. Ella había desaparecido pero no sus sueños. ¿Qué mejor homenaje que poder continuarlos? ¿Qué mejor homenaje que poder hacerlos realidad?

Destruído como estaba no podía hacerlo por lo que me fui reconstruyendo poco a poco para terminar, para profundizar su obra.

Rápidamente la luz se fue abriendo en mi corazón y en mi cerebro. No estaba en esta vida para descansar ni para deprimirme. No podía darme esos inútiles lujos.

Estaba en esta vida para continuar la obra de mi querida esposa. Estaba en esta vida para continuar con su ideal de paz, de unión, de solidaridad, de amor, de construcción constante. Estaba para completar su obra. No se podía apagar el fuego que ella había encendido con tanto empeño.

Creo que la misión de esta gente maravillosa es la de prender el fuego de la vida y nuestra misión es la de que este fuego no se apague. Esto es lo que estoy haciendo o tratando de hacer.

Puedo decir que tengo una misión que es imposible abandonar: cuidar que el fuego sagrado del amor, de la amistad verdadera, de la solidaridad, de todo eso que ella encendió, no se apague jamás.

Esta es la principal causa de la aparición de estas páginas que espero alguien lea y que se solidarice con lo que dicen ya que creo que todos los ideales lícitos de una persona no pueden dejar de ser llevados a cabo por que esa persona no esté físicamente entre nosotros. De esa manera no se perderán las cosas buenas que esas personas nos aportaron. De esa manera nos sentiremos mejores. De esa manera viviremos en un mundo mejor.

32 comentarios to “ESAS PERSONAS Y NOSOTROS”

  1. Anahi Says:

    El camino que nos marcan ciertas personas no es lógico que lo abandonemos porque esas personas ya no están con nosotros . Si hacemos eso se pierde un buen ejemplo . Cuesta mucho volver a hacer un nuevo camino . Me parece bien que usted continue con algo tan positivo .

    • alfredoh Says:

      Es muy bueno lo que decís Anahí. Me gusta leerlo. Estoy de acuerdo en que dejar un camino iniciado no es correcto. No todos sabemos si podremos terminar nuestros proyectos. Es bueno seguir adelante sabiendo que si nosotros no los terminamos, alguien se encargará de hacerlo. No se pueden abandonar bellos proyectos.

  2. lilen Says:

    que lindo y que sierto es verdad que cuando una persona qerida se nos va el vacio es enorme pero si lo llenamos de trsitesa y nos quedamos sentados esperando que se nos pase la vida no va a quedar ni nuestra marca ni la de la persona que ya no esta por eso hay que luchar por los sueños y creer en ellos, yo la conoci pero no mucho pero estoy segura de q estaria feliz de ver que estas luchando por lo que ella creia y soñaba

    • alfredoh Says:

      Enternecedora respuesta Lilén. Es muy agradable leer esto y también es agradable agradecerte tus palabras. Es verdad que su lugar no debe ser llenado por la tristeza sino por la alegría de hacer realidad todas las cosas por las que luchaba. Gracias.

  3. Damián Says:

    En este caso voy a hablar de este ejemplo en particular. Eso es lo que tiene que quedar en nosotros: El buen ejemplo, las buenas intenciones, los buenos momentos. Como puse en otro artículo: “Las ideas no mueren”, entonces solo hay que darles la fuerza y energía que necesitan para seguir adelante, para agraciar el nombre y recuerdo de esas personas especiales que no se fueron, que quedan en nosotros, y que, a lo largo de los años, nos enseñaron a ser mejores, en este caso a nosotros y a miles de niños, a quienes enseñó a pensar por su suenta, a ser mejores personas, a vivir la vida de otra manera. Ayudó a muchos sin siquiera conocerlos y eso es algo que no muchos pueden tener, y eso es algo que no muchos pueden mantener. Entonces a seguir su camino y el nuestro, a llevarla a todos lados con nosotros, con nuestras ideas, con nuestros recuerdos y con su ejemplo. Una mujer única que todos recordaremos. Llena de gracia y fuerza, llena de valor, y sin malos pensamientos para con los demás. Esa es la persona que todos deberían ser. Gracias por haber pasado por nuestras vidas y enseñarnos lo bueno, lo que vale, lo que no hay que olvidar. Gracias.

    • alfredoh Says:

      Casi nada que agregar a lo que pusiste en tu comentario. Creo que la obra de una persona no puede ser abandonada porque esa persona no esté más físicamente con nosotros. El mejor homenaje que podemos hacerle es continuar con lo que ella empezó y llevarlo a buen término.

  4. Damas Art Says:

    He captado el mensaje y es hermoso. Tú la mantienes viva, el espíritu de sus ideales y de sus desvelos no murió porque tú lo estás haciendo perpetuo.
    Es el mejor homenaje que se le puede hacer a una persona querida, mantenerla viva para la eternidad de tu propia vida, con un recuerdo amable y sereno.
    Me encantó el artículo.
    ¡Un saludo!

    • alfredoh Says:

      ES GENIAL COINCIDIR EN ESTO. MANTENER VIVAS A LAS PERSONAS QUE YA NO ESTAN FÍSICAMENTE ES UNA DE LAS COSAS MÁS EXTRAORDINARIAS QUE PUEDE HACER UN SER HUMANO. ES UN HOMENJE Y UNA OBLIGACIÓN. NO DEBEMOS DEJAR APAGAR LA LLAMA SAGRADA QUE ALGUNAS PERSONAS LLEVABAN DENTRO DE ELLAS. GRACIAS POR DEJARME TU OPINIÓN. SABES QUE A PESAR DE LA DISTANCIA QUE NOS SEPARA TE APRECIO MUCHO. SALUDOS BEGO!!!!

  5. Alan Says:

    En la vida de todos aparecen personas excepcionales. estas personas nos alumbran el camino. no deberiamos abandonar el camino que ellas nos marcaron.
    no podemos abandonar su obra porque ellas ya no se encuentran con nosotros.

    pd: que lindas fotos!!

  6. Esther Says:

    no puedo decir mucho, simplemente que su sonrisa es la más bella que jamás he visto en mi vida, sólo con ella podía tener el mundo a sus pies, simplemente desprendía amor y sensibilidad. Simplemente?, es algo tan difícil de encontar y tan sencillo de sentir… no se debe decir nada más que su obra ha de contiunar, y debe perdurar por siempre…

  7. CAROLINA Says:

    Esa sonrisa es maravillosa. Seguro que su obra hay que continuarla. De esa manera se sentirá contenta esté donde esté. Las cosas buenas no hay que olvidarlas.

  8. guillermo stilstein Says:

    Está atardeciendo. Domingo de primavera. Viento. Perros que ladran. Escucho una música que bajé hoy de Internet. Robert Rich: Vértigo, se llama el tema. Alguien se tiró hoy de la estratósfera y superó, creo, la barrera del sonido. Alguien, o muchos, lo han estado siguiendo. Por supuesto ha habido millones que no se enteraron y otros tantos que han nacido en ese momento y otros tantos que han muerto. Probablemente cientos de miles de insectos nacieron y murieron en ese instante, al mismo tiempo. Una nube cambió de forma, una lombriz abrió una ruta nueva entre terrones. Da vértigo. Y me he topado con este blog del amigo Alfredo, caminando unos minutos de la mano de su historia. Cada persona un mundo, cada instante un mundo. Que podría decir…me da gusto poder dar una palmada amistosa a mi amigo Alfredo y vamos juntos caminando en este atardecer, compartiendo en silencio historias que pueden cambiar el mundo, historias que se desvanecen en un instante, historias que tocan el corazón, historias que pasan desapercibidas. No es la historia, en si misma, lo que nos cambia. Es compartirla.

    • alfredoh Says:

      Admirable respuesta Guillermo. Un gran valor literario. Es una historia en sí misma. Es verdad que compartir ciertas historias nos llena de alegría y nos hace mejores. Compartir es una de las mejores cosas que tiene el hombre (varón o mujer) y que nos hace ser más humanos. Es genial compartir esto en un día de primavera otoñal. Diría que es ideal. De cualquier manera me gustaría preguntarte que opinás acerca de continuar la obra de personas que fueron muy importantes pero que ya no están a nuestro lado. Te parece válido? Te parece obligatorio? Te parece necesario? También puede haber otras opciones como es obvio. Me gustaría saber tu respuesta.

  9. rofal Says:

    “Hay personas que pasan por la vida como una llamarada. Este tipo de personas se clavan en nuestra carne y en nuestra piel. Cuando ya no están con nosotros dejan un espacio muy difícil de llenar, un gran vacío en nuestra alma. Yo viví al lado de una de esas personas . . . ” Estremecedor comienzo. Esperanzador final. Creo firmemente que no podemos dejar perder una obra por más que la persona que la inició no esté más con nosotros. Seguir es un buen homenaje.

  10. maia Says:

    Maravilloso camino que trazan algunas personas. Nunca abandonarlo.

  11. mariano moral Says:

    Se puede releer un libro, cosa que todos hacemos. Ahora descubrí que se puede releer un blog. Estoy releyendo y recordando. Una buena ocupación.

  12. Sil Says:

    Muchas veces sentimos que cuando nuestros seres queridos parten, nada tiene ya sentido…hasta que llega ese clic, ese momento crucial
    que nos despierta y nos hace ver, que el mejor homenaje en vida, es corrernos de la culpa de existir
    y continuar en esta vida con todo lo que ellos nos enseñaron.
    Muchas gracias Alfredo por compartir un tiempo de la vida, que nos identifica a todos. Mi abrazo

    • alfredoh Says:

      Muchas gracias a vos por tu cariñoso comentario Silvana. Es verdad que cuando seres queridos con los cuales compartimos nuestra vida nos queda un sentimiento de anonadamiento y de no querer seguir viviendo. Pero si uno pone todas sus fuerzas en acción pronto surge el deseo de continuar las cosas que esa persona no pudo terminar. Se le vuelve a encontrar un sentido a la vida. Casi es una obligación hacerlo y un homenaje también.

  13. carlosherminio Says:

    Continuar la obra de nuestros seres queridos. Algo maravilloso que todos deberíamos hacer. Continuar el camino emprendido. Lo contrario seria retroceder.

  14. Lorena Rakos Says:

    Precioso artículo!! Hermosas tus palabras!!! Continuar lo que un ser amado empezó y no pudo concluir habla de un profundo y verdadero amor!!!!

  15. Cristina Says:

    Muy tierno. me gusta lo que dice de recordar a la gente.

  16. clark Says:

    hay grandes personas. todos las recuerdan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: