JULIAN WEICH Y LA TELEVISION ACTUAL

  Julián Weich tuvo, hace no muchos años , uno de los mejores programas de la televisión argentina.

El programa se llamaba “Sorpresa y Media” y tenía un alto rating en un día que no parecía ser el mejor para tener una alta audiencia.

Básicamente consistía en ayudar a personas que no tenían recursos para poder realizar cosas que anhelaban con todo su corazón.

De esa manera ayudó a reencontrarse a gente que hacía muchísimo tiempo estaba separada por esos avatares de la vida. Hermanos que habían pasado una infancia juntos y que habían sido separados por las terribles guerras que azotaron el Viejo Continente y a todo el mundo. Hijos que no sabían si sus padres todavía estaban vivos. Separaciones de más de 40 años que terminaban en emotivos reencuentros. El programa se dedicaba a resolver problemas que la  vida había inflingido a seres inocentes acuciados por el hambre, la muerte y las enfermedades.

Pero no solo se realizaba el reencuentro sino que se hacía toda una historia de la familia, en que trágicas circunstancias se habían separado, se veía una colección de viejas fotos mudos testigos de un pasado triste y también se contaba la historia del pueblo de donde habían salido.

Aprendimos mucho de este programa. Sobre todo de Historia y de cómo las guerras destruían sin misericordia el entramado familiar.

Después de ver el programa nos agarraban ganas de recordar la historia de nuestra familia para contársela a nuestros hijos o buscar viejas fotos que parecían tener un incierto destino. Otros sentían la necesidad de llamar a aquella tía vieja que hacía años que no veíamos o invitar a familiares a pasar unos días en casa aunque vivieran en Pehuajó o en Las Flores.

Nosotros iríamos a buscarlos si no podían venir.

El público asistía como mudo testigo del armado del encuentro  y no podía menos que sentirse partícipe de la felicidad familiar. También hacíamos hincapié en la importancia que tenía la unión familiar algo que muchas veces tenemos olvidado.

La solidaridad estaba a flor de piel, los sentimientos también. Después de ver el programa nos sentíamos mejores seres humanos.

Otra de las secciones del programa era un conjunto de artistas cómicos (de los cuales no recuerdo el nombre) que repartían juguetes, electrodomésticos y otras cosas a sorprendidos transeúntes que no podían menos que darles las gracias sinceramente conmovidos.

Recuerdo que muchas veces hacían acopio de materiales y los llevaban a escuelitas perdidas en selvas y montañas del interior del país. Escuelas que habían sido olvidadas por el Estado que debía protegerlas y asegurarles su mantención. Mientras los políticos a los cuales se había elegido para velar por los intereses de la comunidad, estaban viajando por Europa, un simple programa de televisión estaba tratando de tapar los baches materiales y morales que esa dirigencia ausente se negaba a atender.

Otra de las tareas del programa era llevar a adolescentes para que conocieran a sus famosos favoritos y a la vuelta los premiaban con becas para realizar los estudios que soñaban pagándoles todos los útiles que necesitaran.

Parece mentira que haya existido un programa así en la Argentina pero sí lo hubo y no hace mucho tiempo.

Entonces, nos surgen varias preguntas. Una de ellas podría ser:  ¿se puede hacer un programa de televisión sin mujeres desnudas en actitudes procases, sin chistes groseros y sin malas palabras?

La respuesta la podría dar la buena recepción que tenía “Sorpresa y Media entre la gente que la hacía superar en rating a casi todos los programas actuales que están basados –casi en exclusividad- en  las procacidades ya mencionadas.

Hay que reconocer que si bien era todo un equipo el que trabajaba a su alrededor, la figura de Julián Weich era una de las causas del éxito del programa. Se veía que estaba a gusto y que le encantaba lo que hacía.

Tanto se notaba que le gustaba lo que hacía que la gente se contagiaba de su simpatía y de sus ganas y se había hecho incondicional del programa.

A todos les gusta sentirse mejores personas que era lo que buscaba el programa a partir de la solidaridad hacia los que necesitan ayuda

 

.  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  . 

 

Hace pocos días vi el nuevo programa de Julián Weich por la televisión abierta. Básicamente es un programa superficial de premios donde tanto el televidente como el participante tratan de ganar un premio exiguo , pero premio al fin. Son una hora y media de superficialidades matizadas con chistes tontos o comentarios ridículos. Julián hace gala de su simpatía pero en realidad – como el país se ha transformado en una gran timba y todos se quieren salvar de cualquier manera – el único objetivo del participante es obtener el módico premio. Lógicamente si no existiera el premio nadie vería un programa plagado de banalidades donde la estrella que sobresale es la hermana de una ex símbolo sexual ya retirada –según sus propias palabras- y que no sabe hilvanar dos palabras. Julián dejó de ser la atracción central porque lo importante, ahora, es el premio. Si bien hay un premio grande, éste, funciona como la zanahoria que hace andar al carro como señuelo para un burro que jamás la alcanzará.

Como frutilla del postre se le regala a un famoso un aparato electrónico de los que debe tener cientos en su casa.

La comparación surge al instante para los que tenemos todavía algo de memoria. Antes se les regalaba becas, grupos electrógenos, comida y útiles escolares a personas de bajo recursos que necesitaban esas cosas casi como el aire que respiraban. Además iban a lugares inhóspitos abandonados de la mano de Dios y del Estado que debía protegerlos.

Ahora la situación cambió y Julián le hace regalos a los ricachones que viven en barrios privados rodeados de todas las comodidades.

Ustedes me podrán decir que el programa debe tener alguna parte cultural. Bien la parte cultural la da un juego que debería  ser viejo ya cuando Colón llegó a América y que consiste en averiguar la identidad de un famoso con los ojos tapados. De esa manera nos enteramos de interesantes datos sobre la vida edificante de Silvia Suller o escuchamos –por milésima vez en el día- que el doctor Cormillot es un benefactor de la humanidad porque sabe…… bailar tap. Todo eso es muy edificante.

De cualquier manera si me dan a elegir me quedo con el antiguo programa y con el antiguo Julián. ¿Usted que opina?

9 comentarios to “JULIAN WEICH Y LA TELEVISION ACTUAL”

  1. Anahi Says:

    Hola ,no recuerdo el programa anterior de Julian , pero se que antes eran mas interesantes . El programa actual , es muy raro , ese juego de taparse los ojos , es aburrido. y lo vi pocas veces . Despues derriban ladrillos de tergopol , es un juego , y divierte a a veces .Pero creo que pueden hacer mejores programas .

    • alfredoh Says:

      Yo también creo que pueden hacerse mejores programas. De este programa del actual Julián lo mejor que puede decirse es que es una estupidez. Sin embargo habrás escuchado que a veces se comenta como que tiene una gran originalidad. Pensar que ese juego de taparse los ojos se hacía en el viejo Canal 7 y ya era conocido. Ahora se lo presenta como un gran descubrimiento casi 50 años después. Así va la televisión . . hacia ningún lado. O mejor dicho, hacia el deterioro si comparamos con el despliegue artístico y sentimental de Sorpresa y Media.

  2. lilen Says:

    uuiii ya ni me acordaba es verdad sorpresa y media era re emosionante y muy solidario tendrian que volver los programas asi … para ver en familia , el actual prigrama es malisimo lo vi un tiempo pero me aburrio que fuera siempre lo mismo y las mismas tonterias , espero que se vuelva a hacer un programa asi le hace mucha falta a la tele de hoy .

  3. CAROLINA Says:

    Recuero Sorpresa y Media. En ese propgrama se destacaban los buenos sentimientos. Al terminar todos nos sentíamos contentos y llenos de amor al prójimo. Además conocíamos lugares muy lindos y también historias familiares muy conmovedoras. En los programas de ahora solo se destacan las peleas y los insultos. Cuanto más se pelean y se insultan los participantes parece que da más audiencia. Creo que no se le da a la gente la posibilidad de elegir. No hay nada constructivo. Solo se puede ver mala educación y odio entre los participantes. Se va torciendo el gusto del público hacia lo feo y desagradable lo que se va haciendo común lamentablemente. Ojalá volvieran los buenos programas. VGiviríamos en un mundo mejor.

    • alfredoh Says:

      Eso que dijiste en el comienzo es el quid de la cuestión. Prece ser que los buenos sentimientos no le interesan a los productores de programas. Piensan que el insulto y la mala educación son más redituables. De esa manera se va deteriorando el tejido social. A que niño podremos decirle la importancia de los buenos sentimientos si ven que los famosos han llegado a ese lugar agrediendo e insultando??? Podremos cambiar esto??
      Veremos. Creo que será la gran ocupación para el futuro. Educación versus agresión. Buenos sentimientos versus maldad.

  4. mariano moral Says:

    Apenas recuerdo ese programa porque yo los domingos salía. Pero en mi familia lo veían todos. Mis vecinos también eran fanáticos del programa. Evidentemente ahora no hay ningún programa que se le iguale. Solidario y entretenido. Una mezcla rara pero eficaz. Ojalá volviera.

  5. mariano moral Says:

    Cada vez veo menos televisión. Hace poco pensaba a que se debía. Releyendo el blog me encontré con esta nota y la solución se apareció de improviso. Ya no quedan casi programas interesantes. Solo se ven programas de chismes del espectáculo y gente que se insulta. Dicen que eso da rating. Evidentemente no es mi manera de ver las cosas.

  6. clark Says:

    yo veia ese programa. Era muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: