MUÑECOS BENDITOS Y MUÑECOS MALDITOS

chirola_original

 

En los últimos diez años se ha puesto de moda emplear el término “chirolita” para designar a todos aquellos políticos que por una razón pecuniaria dan la cara para hablar las palabras que otro les dicta como si fueran propias.

Por ejemplo, estos políticos dicen que en su familia eran todos radicales y que Alfonsín lo ayudó mucho pero que cuando vino Menem se dio cuenta que los tiempos estaban cambiando y había que achicar al Estado para agrandar la Nación pero que defendían a la Constitución pero que no estaba mal que alguien, que había jurado respeto a esa Constitución, gobernara diez años, pero que también estaba bien que se quedara para el tercer mandato pero que le gustaba el nuevo gobierno y no estaba bien que el anterior no respetara la Constitución pero que estaba de acuerdo con Duhalde (que antes se había peleado con Menem pero que ahora tenía razón) pero el mejor gobierno era el de Kirchner que ya se había peleado con Duhalde, etc., etc. etc.

Estos hombres trabajan para todos y para nadie. No tienen convicciones ni las quieren tener. Sus expresiones van de la nada a la vaguedad y de la vaguedad a la nada todo apuntalado con una sonrisa no muy pronunciada pero que nos rebela a un hombre feliz y si es feliz es porque tiene la conciencia tranquila. Esa conciencia está tan tranquila que ya están viendo a quién van a defender en el futuro con la misma sonrisa y con la misma tranquilidad de siempre.

Si bien estos hombres no tienen ideas ni tienen ética ni convicciones políticas, tienen los bolsillos muy grandes para que le entren todas sus prebendas por el “trabajo” que realizan. Sus bolsillos son muy grandes y los de sus parientes también ya que si observan con atención, todos sus parientes los siguen en su largo periplo alimentándose como aves de rapiña de las arcas del Estado.

Bien, como iba diciendo, a estas personas se las llama genéricamente “chirolitas” lo que no creo que sea correcto.

Si tratáramos de recordar quien fue Chirolita nos vendría a la memoria un muñeco maravilloso que por más de veinte años hizo la alegría de grandes y chicos en todos los lugares donde aparecía.

Sus ojos parecían seguirnos y a veces se nos antojaban alegres o tristes. Cuando nos parecían tristes nos daban ganas de llorar por las desdichas que soportaba el personaje. Cuando nos parecían alegres, una gran sonrisa le iluminaba el rostro y todos reíamos con él muy contentos de compartir su dicha.

¿Porqué llamar entonces con su nombre a políticos venales que son manejados por otros a cambio de una gruesa suma de dinero?

¿Se imaginan a Chirolita corrupto? ¿Se imaginan a ese ser angelical robando la plata que debería ser dedicada a los niños pobres de la calle?

Seguramente no se lo imaginarían ni en los sueños más delirantes.

Por lo tanto me opongo a que a esos seres deleznables se los llame “chirolitas”.

Les diría que cuando quieran referirse a ellos les digan mercenarios, corruptos, ladrones y no “chirolitas”.

Llamarlos “chirolitas” es un elogio que no merecen.

14 respuestas to “MUÑECOS BENDITOS Y MUÑECOS MALDITOS”

  1. Liz Says:

    Chirolita era un muñeco muy simpático… no tuve la oportunidad de observarlo mucho, pero me agrada.
    A veces la gente repite ciertas cosas, que sin saber qué significan, piensan que están en lo correcto, o acorde a los demás. Es como la moda, como «se usa», seguramente está bien y es incuestionable.
    Si todos nos tomáramos algunos minutos del día, para plantearnos este tipo de cosas, seguramente muchos términos irían a desaparecer… y no nos vendrían nada mal.
    Saludos Alfredo, me gustó mucho!

    • alfredoh Says:

      Estimada Liz: te agradezco tus comentarios elogiosos. También te agradezco que hallas encontrado un tiempito para leer el artículo y contestarlo porque sé que estás muy ocupada. Espero qu ete hagas un tiempito otra vez y me lleguen más comentarios tuyos. Saludos.Alfredo.

  2. Mirta Says:

    Muy bueno Alfredo lo tuyo!!!
    Muy buenas relfexiones y apropiadas..
    Beso grandote, segui asi que me gusta mucho lo que escribis!!!

  3. Ofelia Says:

    Me pareció muy interesante no pensar sólo lo que se dice sino también que palabras se emplean para decirlo. El ejemplo es clarísimo. Conocimos a Chirolita y nos mostró que tenía «alma» y sus acotaciones eran oportunas y valiosas. Muy lejos estaba el muñeco de parecerse a estos inmorales corruptos a los que se les atribuye el pseudónimo.

  4. lilen Says:

    nunca vi a chirulita pero por las caracteristicas que das de el muñeco no se parece en nada a esta gente desgraciada que no le importa nada de nuestro pais sino su propia fortuna y su bolsillo.

  5. carolina Says:

    No conocí a Chirolita pero se que la gente lo apreciaba. Tampoco estoy de acuerdo que no se utilice su nombre en algo contrario a la inocencia del personaje.

  6. carolina Says:

    Quise decir «Tampoco estoy de acuerdo en que se utilice su nombre en algo contrario a la esencia del personaje».

  7. mariano moral Says:

    Pobre Chirolita. Pensándolo bien no se merece ese agravio.

  8. Damas Art Says:

    ¡Jajaja!…Alf, no tuve el placer de conocer a «Chirolita» y esa es una palabra que en España no se utiliza, pero entiendo muy bien el significado de tu artículo.
    ¡Muy de acuerdo contigo!

    ¡Abrazos!

  9. clark Says:

    A chirolita lo recuerdo. era muy simpatico. a todos les gustaba.

  10. Daniel Says:

    Era muy gracioso el muñeco Chirolita. No sé si podría relacionarse con la política

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: