CAPERUCITA Y LAS DROGAS

El cuento de Caperucita Roja es bastamente conocido por todos. Se han hecho de él miles de adaptaciones para libros, revistas, dibujos animados, etc.

También hay estudiosos que han dedicado sesudas interpretaciones a este cuento tan popular.

El psicoanálisis y los psicoanalistas se han interesado en este caso y sus interpretaciones no dejan de asombrarnos.

De cualquier manera creo que al cuento se lo ha tergiversado y deformado en demasía, para mi gusto.

Es evidente que el autor o los autores anónimos de esta narración han querido dejar una moraleja que le sirviera a varias generaciones y han sembrado un alerta sobre ciertas acciones humanas.

Básicamente se trata de la historia de una niña que vivía, en un lugar cercano a un bosque, con su madre.

Un día esta señora le dice que tiene que llevarle la comida a la abuela que vive del otro lado del bosque.

Le avisa que el camino más rápido y más lindo para llegar a la casa de la abuela es atravesando el bosque. Pero así como es el más rápido y más vistoso, también es el más peligroso.

Por lo tanto le recomienda que vaya por el camino que bordea el bosque que es más largo y menos vistoso pero que es el más seguro.

Prometiendo hacerle caso Caperucita parte con su canastita a llevarle el almuerzo a su abuela.

A poco de salir la niña divisa unas mariposas multicolores. Muy  entusiasmada las persigue penetrando sin querer en el bosque.

Cuando se da cuenta de su error piensa salir pero descubre unas flores de colores muy vivaces y un delicioso perfume. No puede dejar de acercarse a observarlas y olerlas y en ese momento descubre unos hermosos pájaros que tienen un canto de lo más atrayente.

La niña piensa que en realidad faltar a la palabra empeñada a su madre no es tan grave y que de cualquier manera no se va a enterar.

Por lo tanto sigue su camino internándose cada vez más en el bosque.

Es en ese momento que se encuentra con el lobo.

Éste tiene la intención de comérsela de un bocado pero luego decide que no es conveniente ya que es una presa segura y que hablándole con habilidad puede sacarle alguna información que le puede ser beneficiosa.

Por lo tanto con su voz más melosa le pregunta donde va tan apurada a lo que la inocente niña le contesta que a la casa de su abuelita para llevarle comida.

El lobo astutamente le hace decir donde vive la abuelita y luego se despide cortésmente.

La niña piensa porque la madre le habrá dicho que el bosque era peligroso cuando se podía encontrar caballeros tan amables como este lobo. Por lo tanto decide seguir tranquilamente su camino.

Todos sabemos que el lobo fue a la casa de la abuelita, se la comió y luego se comió a Caperucita más toda la comida que llevaba en la canastita.

Seguramente, mientras el lobo la devoraba, Caperucita habrá pensado que su mamá no era tan tonta al advertirle del peligro y que en realidad la tonta era ella al no haber aceptado los consejos de la experiencia.

En ese momento aparecía en los cuentos que leíamos en nuestra infancia un final que no nos convencía. Unos leñadores que pasaban por el lugar encuentran al lobo, lo matan, le abren la panza y sacan sanas y salvas a Caperucita y a la abuelita. La niña dice que aprendió su lección, que a partir de ese momento le va a hacer caso a su madre y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Evidentemente ese final no nos convencía. Sabíamos que los lobos tienen unos terribles dientes que desgarran la carne de sus víctimas y luego de destrozarlas se las tragan. Era lo mismo que hacían los tigres, los leones o nosotros mismos,  si vamos al caso.

¿Cómo habían hecho Caperucita y la abuela para salir enteras de la panza del lobo? Era imposible.

De cualquier manera el mensaje del autor era claro: los caminos cortos pueden ser más cómodos y agradables pero también más peligrosos. Lo caminos más largos pueden ser más cansadores y no tan lindos pero a la larga son más satisfactorios.

Vista así la anécdota puede parecer trivial y hasta tonta. Pero si reflexionamos un poco nos daremos cuenta que encierra una sabiduría muy profunda.

¿Cuántas veces en nuestra vida utilizamos atajos que nos llevaron al desastre?

Si nos fijamos en la vida actual encontramos algo que parece una panacea y que sin embargo está arruinando la mente y el cuerpo de millones de personas en todas partes del planeta.

No hace falta casi  mencionar que ese terrible peligro es la droga.

Miles y miles de personas las toman para solucionar “fácilmente” algún problema y ese “amigo” ocasional los lleva irremediablemente hacia la muerte.

Cuantas veces algún estudiante llega extenuado de la Facultad y recibe el llamado de su novia para salir a pasear. Evidentemente debería decirle que está muy cansado pero ante la posibilidad de ser tomado por un flojo toma algo para entonarse y le dice que si. Cuando llega a las dos o tres de la mañana están sus compañeros que lo esperan para ir a bailar. También debería negarse pero teme quedar mal ante ellos y vuelve a aceptar. Claro que al psicofármaco que ingiere le agrega el alcohol del local bailable y se encuentra en una nebulosa que le impide pensar en el cansancio.

Cuando vuelve a  las ocho o nueve de la mañana se encuentra con el tío Pepe que vino de muy lejos para saludarlos. Como no quiere desairarlos vuelve a tomar el camino corto y recurre a sus “amigos” mientras piensa que sería de su vida si no estuvieran ellos.

No sabe que sus “amigos” son lobos feroces que están esperando seguir sacándole más información para devorarlo a dentelladas.

El camino largo es aburrido y monótono. Descansar no es excitante.

Bailar y saltar toda la noche si lo es, aunque tengamos que servirnos de cierta “ayuda”.Sabemos que un día esos “amigos” van a venir a cobrarse las ayudas. Ese día los caminos cortos van a mostrar su verdadera cara que no es para nada alegre ni excitante. Ese día se dará cuenta que solo puede pagarles con su vida. Ese día las sustancias se transformarán en el lobo y él será Caperucita.

El camino largo no es excitante y agota pero a la larga da sus frutos.

El camino corto es excitante y divertido pero a la larga es mortal.

Creo que la moraleja de Caperucita sigue vigente cientos de años después de que algún genio ignorado la echó a andar.

19 respuestas to “CAPERUCITA Y LAS DROGAS”

  1. Mirta Says:

    El paralelo del cuentito de Caperucita con el uso de los psicofármacos me parece excelente…
    Es tal cual..pero deberiamos ser nosotros los que realmente eñseñamos a los jóvenes que no siempre el camino corto es el más conveniente…
    que siempre lo que mas cuesta es lo que mas satisfacciones nos da…
    Pero no es el modelo que ellos viven actualmente
    Ojala muchos como vos, tal vez como yo, y como tantos otros que piensan igual, les podamos trasmitir este buen mensaje..
    Bravo Alfredo!!! Besos grandes

  2. FERNANDO Says:

    LEO LO QUE DECIS Y RECUERDO A MI VECINO DESTRUIDO CADA VES MAS POR LAS DROGAS, IGUAL QUE MUCHOS MAS; PIENSO COMO RECORREN LA VIDA CREYENDO VIVIR, VIVIENDO COMO ZOMBIES ESTAN, FAMILIAS DESTRUIDAS, Y MUCHO DOLOR;PORQUE NO DESPIERTAN PARA SER LIBRES REALMENTE?PORQUE NO PIDEN AYUDA? QUE PASA DENTRO DE SUS ALMAS?COMO AYUDARLOS?TANTAS PREGUNTAS.NO SERAN PRESAS DE UN SISTEMA CORRUPTO?DE POLITICOS QUE MIRAN PARA OTRO LADO CREYENDO HACER ALGO?MUCHOS SANOS NO SABRAN LO QUE PASA PERO PREFIEREN NO HACERCE CARGO Y CALLAR?UNA FORMA DE EMPEZAR A SOLUCIONAR ESTOS PROBLEMAS NO SERA EMPEZANDO A CONTESTAR ESTAS POCAS Y NO POCO IMPORTANTES PREGUNTAS?BUENO COMENZEMOS YA!!!SE PASA LA VIDA DE MUCHOS CHICOS SIN BRUJULA!!PORQUE ESTAMOS TAN SORDOS!!

    • alfredoh Says:

      Creo, Fernando, que te diste cuenta lo que quise decir en la nota y lo relacionaste, acertadamente, con un caso real. Es que las notas pueden estar bien hechas y ser comprendidas por todos pero si no se las aplicamos a la realidad no sirven. Serían cascaras vacías, palabras sin contenido. La nota sería la teoría, la observación de un caso real y la manera de encontrarle solución, sería la práctica.

  3. Anahi Says:

    Las drogas van destruyendo muchas cosas a corto plazo , entonces nos damos cuenta que nos vamos desviando de nuestro eje , alejandonos de la naturaleza sabia , de otras formas de vida mas sanas .
    Y sigue siendo un camino mas facil o corto pensar que las drogas nos ayudan en todo . Hay tanto por explorar !
    Creo que es un desafio con uno mismo elegir el camino correcto,intentarlo ya es un logro .
    Aunque hay especialistas que dicen que las drogas ayudan porque no nos llega ese quimico al cerebro. y nos facilitan estar mejor ante tanta desilucion.
    Creo que hay que seguir explorando muchas cosas para mejorar nuestro estado de vida y conseguir estar mejor conociendonos y no dejandonos llevar tan facilmente por otras personas , pero tampoco cerrarse a todo lo que se nos cruza .

  4. lilen Says:

    muy buena la relacion que encontraste alfredo por que es real si lo pensamos asi as drogas son el pero mal de la sociedad, y lo que la destruye por completo y deja a los que las tragieron manejandolo todos, yo creoq hay que tratar de ayudar a los jovenes y adultos con problemas de adicciones por que eso es un problema de educacion claramente.

    • alfredoh Says:

      Es bueno coincidir Lilén. Creo que la base del problema es que todos tratan de tomar atajos para llegar a un lugar y muchas veces esos atajos no son lícitos. El que toma drogas cree que eligió el camino más corto y placentero cuando en realidad es todo lo contrario. También estoy de acuerdo en que cuando alguien cae en esa trampa hay que ayudarlo y que el Estado debería ponerse al frente de ese rescate y demostrar que vivimos en una sociedad socialmente justa como se dice continuamente desde el gobierno.

    • alfredoh Says:

      Es bueno que te des cuenta que muchas veces el camino más fácil no es el mejor. Sobre todo a tu edad donde el problema de los tipos que creen que pueden dominarlo todo hace que la sociedad en que vivimos sea cada vez más insegura.

  5. Esther Says:

    Una muy buena reflexión. En realidad cualquier cuento con moraleja puede ser traído a la actualidad con total vigencia, sin preocuparnos de que el desfase de tiempo lo haga parecer viejo o inapropiado y mucho más en estos tiempos que corren donde la falta de valores nos ha llevado a la destrucción de la esencia misma del hombre.
    En realidad creo el cuento hace una clara referencia al «libre albredio» y intenta moralizar a través de un pasaje entendible para los niños, con esta idea.
    Y es aquí donde entroncan las drogas y nuestra disposición de libre elección sobre cualquier circunstancia en la vida.
    Para mí resultaría muy fácil pensar en que la culpa es de las Instituciones, los gobiernos o la educación escolar, no creo que este sea realmente el problema. Estoy segura que tiene mucho más que ver con el egoísmo del ser humano y con una sociedad que engrandece y dignifica al que lo es. Ahora eres un bicho raro si ayudas a alguien o si te implicas en algo y sin embargo una persona egoísta esta bien integrada en la sociedad y es bien vista por el resto de sus congéneres, es más los mismos padres educan a sus hijos en la idea de que ser individualistas y que esta idea es la que les hará triunfar en un futuro.
    Yo no puedo justificar al joven que «toma» para poder tenerlo todo, es más en él sólo veo un apto de egoísmo sin parangón ninguno. Les enseñamos que poder tenerlo todo es lo ideal y que es a lo que se debe aspirar. Si esto se hace deprisa y sin mirar atrás, mucho mejor.
    Es responsabilidad exclusiva del «hombre», primero de los padres que inculcan esos valores y luego nuestra que tomamos el camino más rápido para poder tener todo.
    Yo no puedo cargar contra nadie, no puedo responsabilizar a nadie, salvo a nosotros mimos. Tenemos capacidad de razocinio, tenemos los medios suficientes a nuestro alcance como para saber donde nos estamos metiendo y sobre todo tenemos la liberdad de hacerlo o no. Lo fácil para mí es despojarme de toda culpa y someter a los demás a mis pesares, pero como ya he dicho antes, eso no deja de ser otro acto egoísta: «el creérnos libres de toda mal»…

    • alfredoh Says:

      ES VERDAD LO QUE DICES. ES OTRO ASPECTO DE MI ARTÍCULO. LA SOCIEDAD APRUEBA AL QUE TOMA ATAJOS PARA LLEGAR MÁS RÁPIDO. LOS PADRES NO DEJAN MUY CLARO QUE LO QUE SE CONSIGUE HACIENDO TRAMPAS NO ES BUENO. LAS DROGAS SON TRAMPAS QUE LA GENTE HACE PARA QUERER TENERLO TODO. PERO ES MUY FÁCIL CAER EN SUS REDES. PRIMERO SON EL CAMINO RÁPIDO Y ENCANTADOR. LUEGO SE CONVIERTEN EN UN GRAN INFIERNO. MUCHAS VECES EL CAMINO LARGO NO ES TAN ENCANTADOR PERO ES EL ÚNICO SEGURO QUE NOS LLEVA A LOGRAR LO QUE QUEREMOS. QUE NOS LLEVA A ALCANZAR NUESTRA META. GRACIAS ESTHER POR TU COMENTARIO.

  6. carolina Says:

    Buena analogía Alfredo. El camino corto y divertido pero peligroso. El camino largo y aburrido pero seguro y positivo. Muchas veces cortar caminos no es bueno. El esfuerzo es lo único válido para llegar al éxito. Gran artículo.

  7. mariano moral Says:

    Increíble conclusión. No sabía a donde querías ir a parar. Pero diste una buena vuelta y cerraste bien la narración. Hasta en los cuentos infantiles se puede encontrar sabiduría.

  8. Damas Art Says:

    ¡Hay much@s lob@s de los que deberíamos cuidarnos!

    Me gustó mucho, Alf.

  9. clark Says:

    ALGO RARO DE LEER. YA LO VERE.

  10. Daniel Says:

    Alfredo, me pareció muy interesante este artículo, yo lo recuerdo muy bien el cuento cuando me lo relataban en mi infancia y también en una visita guiada en los tiempos que estudiaba Turismo.
    Como dicen en otros comentarios , que leo, los caminos cortos, pueden ser más fáciles, pero peligrosos.
    A mi criterio, el esfuerzo, es el único camino para conseguir lo que uno se propone.
    Le deseo lo mejor y nos estamos comunicando

    • alfredoh Says:

      Gracias por dejarme tu comentario Daniel. Es evidente que supiste comprender el significado de lo quise expresar en el artículo. Me doy cuenta cuando leo «el esfuerzo, es el único camino para conseguir lo que uno se propone». El camino fácil suele ser casi siempre el más doloroso.

  11. Rosana Says:

    Hay caminos lindos pero engañosos. Hay caminos largos que parecen áridos pero no lo son. La droga engaña al consumidor haciéndole ver un camino corto y luminoso. Pero nunca muestra el final. Un final para nada colorido ni excitante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: