CESAR MILSTEIN

 

Hace dos días Google le dedicó su portada  a César Milstein. Calculo que la recordación fue por el hecho de haber nacido un 8 de octubre de 1927 en Bahía Blanca. En esa ciudad hizo sus estudios primarios y secundarios. En 1945 –siendo todavía muy joven – se trasladó a Buenos Aires para estudiar. Luego de un arduo aprendizaje se graduó en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA en 1952 a los 25 años de edad. Cuatro años más le llevó conseguir su doctorado en Química y lo hizo obteniendo además un premio especial que le otorgó la Sociedad Bioquímica Argentina. Milstein se dedicó a una rama de la química no muy desarrollada en el país que tenía pocos, aunque destacados, cultores. Su primer doctorado como biólogo celular lo obtuvo por su tesis sobre enzimas.

La Universidad de Cambridge, ni lerda ni perezosa, le ofreció una beca y en ese lugar consiguió su segundo doctorado en 1960 pero su intención era proseguir su carrera en el país, por lo que retornó en 1961.

Ya en Argentina se hizo cargo de la División de Biología Molecular del Instituto Nacional de Microbiología. En ese lugar pensaba aplicar todos sus conocimientos y desarrollar toda una serie de ideas que había venido meditando.

Era joven, se sentía fuerte y se enfrentaba con un campo virgen para desarrollar. Esto hubiera llevado a la Argentina a la cabeza de todas las naciones del mundo en el campo de la Biología Molecular.

No pudo ser. El golpe de estado del 62 y la subsiguiente  persecución de todos los que no fueran ciegamente adictos al nuevo régimen hizo que debiera emigrar nuevamente a Inglaterra.

A los 36 años, y ya de vuelta en Cambridge, comenzó a desarrollar las ideas que lo llevaron a obtener en 1984 el Premio Nobel de Fisiología.

La historia de Milstein es la historia de una tragedia argentina. La historia de las persecuciones irresponsables hacia todos los que se propongan hacer algo importante y productivo sin arrodillarse ante los políticos de turno.

Estas persecuciones las hicieron tanto los gobiernos de facto como los gobiernos elegidos democráticamente.

Para no remontarnos en el tiempo podemos decir que hubo persecuciones en los claustros universitarios durante los gobiernos de Yrigoyen, de Uriburu, de Justo, de Farrell, de Perón, de Aramburu, de Onganía, etc., etc., etc.

De cualquier manera cuando a Milstein le dieron el Premio Nobel diciendo que era británico salimos ferozmente a defender que era argentino. Durante un tiempo lo pusimos junto a otras glorias nacionales como el dulce de leche, la birome y el río más ancho del mundo.

Después poco a poco lo fuimos olvidando y nos fuimos  dedicando al fútbol, al alcohol, a las drogas y al bailando por un sueño que dentro de poco se van a convertir – junto con los políticos corruptos – en nuestras verdaderas glorias.

Tanto es así que una empresa internacional ampliamente conocida en todo el mundo lo recordó ese día y los medios locales casi no recordaron ese hecho.

Usted: ¿conoce a César Milstein?

Etiquetas: , , , ,

21 comentarios to “CESAR MILSTEIN”

  1. lilen Says:

    me suena haberlo escchando alguna ves pero no tenia mucha idea de sus logros, siempre este pais pierde lo bueno y se qeda con lo peor antes y ahora tambien sucede no le dan espacio a la inteligencia. esperemos que esto cambie por que para el 2020 sino vamos a ser un pais de ignorantes que no sepamos elegir

    • alfredoh Says:

      Seguramente ves bien el problema. Estábamos encaminados a estar entre los principales países del mundo por nuestros planes de Educación y por nuestros renombrados investigadores. Esta situación cambió y estamos en un mar de dudas. Debemos recuperar nuestra brújula.

  2. Alan Says:

    Es increible como en los ultimos años se ha ido perdiendo poco a poco el recuerdo de los hombres que hicieron grande a la Argentina.
    Tambien es increible comprobar como a las personas mas valiosas se las ha perseguido politicos y se las ha obligado a dejar el pais.
    Tengo que reconocer que no conocia a Cesar Milstein y que el blog me dio la oportunidad de conocerlo.
    Veo que la Argentina le dio la oportunidad de desarrollarse como cientifico y como lugo la misma Argentina lo obligo a irse . Triste destino de un pais tan contradictorio.
    Muy buen articulo!!

    • alfredoh Says:

      Gracias por tu comentario. Una triste situación la nuestra. Suerte que puedas verla. Una de las funciones de este blog es que se conozcan estas personas que tuvieron vidas edificantes.

  3. CAROLINA Says:

    Hermosa historia de un argentino que pocos conocen. Deberia difundirse más la vida y obra de personas como él. Gracias a este blog mucha gente lo conocerá. Muy buena nota.

    • alfredoh Says:

      La gente en general tiene más noción de la vida de deportistas y actores que de la existencia de personas que construyeron nuestra nacionalidad. Estudiar y sacrificarse por investigar no tiene prensa en la sociedad actual.

  4. pachecocounselorDaniel Pacheco Says:

    Pareciera ser una costumbre muy nuestra (de los argentinos), desestimar lo propio y opacarlo ante lo extrangero, quizá en parte inculcado por las distintas campañas neoliberales y una especie de personalidad social con baja autoestima que siempre intenta emular al europeo que jamás fuímos ni seremos. Ya desde la invasión al continente americano y las distintas campaña de genocidio de los pueblos autóctonos hemos ido asimilando esos conceptos cómo destruir lo local (nosotros), a cambio de importar lo que viene de quienes han conseguido cierto “progreso”. Igualmente haciendo un análisis a los largo de la historia y observando el contexto actual podríamos debatir tranquilamente que ha significado para el mundo la impronta del progreso en esos términos y a donde nos está llevando. Por otro lado nuestra baja autoestima social hace que para nosotros lo de los demás sea mejor, pero cuando alguien reconoce lo nuestro, salimos eufóricos a festejarlo y exigimos reconocimiento, del mismo modo que una persona insegura si mismo adquiere cierto valor cuando recibe un elogio.

    • alfredoh Says:

      Exacto Daniel. Festejar lo que no supimos reconocer ni conservar. Lamentablemente el gobierno actual parecía querer cambiar esa imagen pero todo quedó en el intento. No se ha hecho mucho al respecto.

  5. carolina Says:

    Hay un documental sobre la vida de Cesar Milstein que se llama “Un Fueguito”. Sería buieno que lo vieras y después lo comentaras. Yo estoy tratando de conseguirlo.

  6. rofal Says:

    Un gran argentino, sin duda, que la mayoría de los argentinos no conoce. Sobre todo los jóvenes. Una verdadera lástima.

  7. maia Says:

    un gran hombre. apenas lo conocia. se tuvo que ir. lo que le pasa a muchos.

  8. carlos herminio Says:

    Extraordinaria persona. Pero en Argentina es menos conocida que los jugadores de futbol.

  9. racar Says:

    Un buen tipo. se fue Una lastima. De berian volver todos

    • alfredoh Says:

      Verdad Racar. Un buen tipo, un estudioso, un hombre dedicado a investigar para mejorar nuestra vida, que se tuvo que ir de un país que no le ofrecía una estabilidad económica ni política. Se tuvo que ir para obtener un Premio Nobel.

  10. Rosana Says:

    Una gran persona que se tuvo que ir pero nunca se olvidó de sus orígenes. Ni siquiera cuando triunfó en el extranjero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: