VIDELA Y SUS PEQUEÑOS SECRETOS

 

 

La muerte de Videla puede estudiarse desde distintos aspectos.  Esta nota de Bonasso lo deja al descubierto en su real dimensión. No creo que se necesite más para conocer a este personaje:

Videla desapareció a su propio hijo

 

Por Miguel Bonasso, 18 de mayo de 2013.

 

La muerte del mayor genocida de la historia argentina no podía estar ausente de este espacio personal. Al cabo, gran parte de mi existencia estuvo destinada a combatirlo, denunciarlo y exigir justicia para sus víctimas. Desde la clandestinidad y desde la legalidad democrática. Juré como diputado nacional por “la memoria de los treinta mil desaparecidos”.

 

 Tanto se ha escrito y dicho en estos días sobre su siniestra trayectoria, que no aportaría demasiado una nueva semblanza    de un asesino serial convicto y confeso.

Prefiero, en cambio, recordar lo que publiqué como primicia en junio de 1998, en el diario Página/12, donde revelé que diez años antes de imponer “la desaparición forzada de personas”, Jorge Rafael Videla y su esposa Alicia Raquel Hartridge de Videla, internaron a su hijo Alejandro Videla –diagnosticado como “oligofrénico profundo y epiléptico”- en la tenebrosa Colonia Montes de Oca, donde murió muy joven. Como contrapartida, el suboficial retirado Santiago Sabino Cañas, que había cuidado al muchacho en la Colonia no pudo conmover al dictador para que este salvara la vida de su hija Angélica, de 20 años, “desaparecida” por “subversiva”. 

 

¿Qué compasión podía esperar el suboficial, si Videla había mantenido un secreto absoluto sobre ese hijo al que hizo desaparecer?

 

Cuando se publicaron las notas, Alicia Raquel Hartridge declaró que se trataba de “destruir a su familia”. Nada de eso tenía yo en mente: la ominosa simbología de ese secreto familiar debía ser expuesta para que todos los argentinos –incluidos los que festejaban los goles del 78- supieran que clase de personajes degradados y miserables habían llegado al poder, aupados por los grandes capitalistas y la indiferencia de la llamada “mayoría silenciosa”.

 

Por cierto –reitero- lo publiqué el 21 de junio de 1998, tres años antes de que María Seoane y Vicente Muleiro publicaran su valioso libro “El dictador”, donde recuerdan este episodio. La aclaración vale la pena porque hay periodistas con mala memoria –y no precisamente por el Alzheimer.  Ayer, 17 de mayo, en el blog del Grupo “Perfil” que se llama “A paso de yegua”, Ursula Ures Poreda trastocó las fechas y atribuyó la revelación a Seoane y Muleiro y a mi el “reflote” (o refrito) en Página/12.

 

 

Creo que no hace falta más datos para catalogarlo y saber quien verdaderamente fue.

Etiquetas: , , ,

6 respuestas to “VIDELA Y SUS PEQUEÑOS SECRETOS”

  1. fer Says:

    Leida!.
    Muy bueno!

  2. carolina Says:

    Impresionante artículo. No tenía idea de esto. De esta manera se redondea el perfil de este personaje al que todavía algunos defienden.

  3. Liliana Says:

    Jamás estuve ni estaré a favor de las dictaduras como la que nos tocó padecer, menos aún de un dictador como Videla y demás. Pero hoy en día, en nuestro país y en el mundo, mueren miles de personas de hambre y desnutrición; eso también no es genocidio?
    Dónde están los Derechos Humanos?.

  4. mariano moral Says:

    Tremendo artículo. Incomprensible que alguien haga eso. Horribles aristas de una persona.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: