CARTA DE PEREZ ESQUIVEL A OBAMA

Todos sabemos que la guerra civil que está padeciendo Siria es sangrienta y ninguno de los dos bandos respeta ningún derecho humano masacrando mujeres, niños y ancianos a fin de conseguir sus objetivos. A esto se suma que EE. UU. planea intervenir sin autorización de las Naciones Unidas. El presidente Obama piensa que eso no es necesario sino que solo necesita autorización de ambas cámaras de su Congreso. Terrible error que anula al organismo superior y lo deja fuera de acción aunque los EE. UU. pertenezcan a él. A fin de expresar su protesta ante estos hechos aberrantes. le escribe una carta pública el también premio Nobel de la Paz Adolfo Perez Esquivel que pueden leer a continuación:

“Escucha el clamor de los pueblos!!!

La situación en Siria es preocupante y una vez más los EE.UU., erigiéndose en gendarme del mundo, pretende invadir Siria en nombre de la “Libertad” y los “derechos humanos”.

Tu predecesor George W. Bush en su locura mesiánica supo instrumentalizar el fundamentalismo religioso para llevar a cabo las guerras mesiánicas en Afganistán e Irak. Cuando declaraba que conversaba con Dios, y Dios le decía que tenía que atacar a Irak, lo hacía porque era dictamen de Dios exportar la “libertad” al mundo.

Tú has hablado, con motivo de los 50 años de la muerte del Reverendo Luther King, también Premio Nobel de la Paz, de la necesidad de completar el “Sueño” de la mesa compartida, de quien fuera la más significativa expresión de lucha por los derechos civiles contra el racismo en la primera democracia esclavista del mundo. Luther King fue un hombre que dio su vida para dar vida, y por eso es un mártir de nuestro tiempo. Lo mataron después de la Marcha sobre Washington porque amenazaba con desobediencia civil a seguir siendo cómplices de la guerra imperialista contra el pueblo de Vietnam. ¿Realmente crees que invadir militarmente a otro pueblo es aportar a ese sueño?

Armar rebeldes para luego autorizar la intervención de la OTAN, no es algo nuevo por parte de tu país y tus aliados. Tampoco es nuevo que EE.UU. pretenda invadir países acusándolos de posesión de armas de destrucción masiva, que en el caso de Irak resultó no ser cierto. Tu país ha apoyado el régimen de Saddam Hussein que utilizó armas químicas para aniquilar a la población kurda y contra la Revolución Iraní y no hizo nada para sancionarlo porque en ese momento eran aliados. Sin embargo ahora pretenden invadir Siria sin siquiera saber los resultados de las investigaciones que está haciendo la ONU por autorización del mismo gobierno Sirio. Ciertamente que el uso de las armas químicas es inmoral y condenable, pero tu gobierno no tiene autoridad moral alguna para justificar una intervención.

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó que un ataque militar en Siria podría empeorar el conflicto.

Mi país, la Argentina, que se encuentra ejerciendo la Presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU, ha hecho pública su posición contra una intervención militar extranjera en la República Siria negándose a ser “cómplice de nuevas muertes”.

El Papa Francisco también llamó a globalizar el pedido de paz y decretó una jornada de ayuno y oración en contra de la guerra para el día 7 de septiembre, a la cual nos adherimos.

Hasta tu histórico aliado, Gran Bretaña, se ha negado (al menos de momento) a ser parte de la invasión.

Tu país está transformando la “Primavera Árabe” en el infierno de la OTAN, provocando guerras en el Medio Oriente y desatando la rapiña de las corporaciones internacionales. La invasión que pretendes llevará a más violencia y más muertes, así como a la desestabilización de Siria y de la región. ¿Con qué objetivo? El lúcido analista, Robert Fisk, ha precisado que el objetivo es Irán y postergar la concreción del estado palestino, no es la indignación que producen la muerte de cientos de niños sirios lo que los motiva a ustedes a intervenir militarmente. Y justamente cuando ha triunfado en Irán un gobierno moderado, donde se podría tratar de contribuir a lograr escenarios de negociaci&oa cute;n pacífica a los conflictos existentes. Esa política será suicida de tu parte y de tu país.

Siria necesita una solución política, no militar. La comunidad internacional debe dar su apoyo a las organizaciones sociales que buscan la paz. El pueblo sirio, como cualquier otro, tiene derecho a su autodeterminación y a definir su propio proceso democrático y debemos ayudar en lo que nos necesiten.

Obama, tu país no tiene autoridad moral, ni legitimidad, ni legalidad para invadir Siria ni ningún otro país. Mucho menos luego de haber asesinado 220.000 personas en Japón lanzando bombas de destrucción masiva.

Ningún congresal del parlamento de Estados Unidos puede legitimar lo ilegitimable, ni legalizar lo ilegalizable. En especial teniendo en cuenta lo que dijo hace unos días el ex presidente norteamericano James Carter: “EE.UU. no tiene una democracia que funcione”.

Las escuchas ilegales que realiza tu gobierno al pueblo norteamericano parecen no ser del todo eficientes, porque según una encuesta pública de Reuters (http://www.reuters.com/article/2013/08/25/us-syria-crisis-usa-poll-idUSBRE97O00E20130825 ), el 60% de los estadounidenses se oponen a la invasión que quieres llevar a cabo.

Por eso te pregunto Obama ¿A quién obedeces?

Tu gobierno se ha convertido en un peligro para el equilibrio internacional y para el propio pueblo estadounidense. EE.UU. se ha vuelto un país que no puede dejar de exportar muerte para mantener su economía y poderío. Nosotros no dejaremos de intentar impedirlo.

Yo estuve en Irak luego de los bombardeos que realizó EE.UU. en la década de los 90′s, antes de la invasión que derrocó a Sadham Hussein. Ví un refugio lleno de niños y mujeres asesinados por misiles teledirigidos. “Daños colaterales” los llaman Uds.

Los pueblos están diciendo ¡BASTA! a las guerras. La humanidad reclama la Paz y el derecho a vivir en libertad. Los pueblos quieren transformar las armas en arados, y el camino para lograrlo es “DESARMAR LAS CONCIENCIAS ARMADAS”.

Obama, nunca olvides que siempre recogemos los frutos de lo que sembramos. Cualquier ser humano debería sembrar paz y humanidad, más aún un Premio Nobel de la Paz. Espero que no termines convirtiendo el “sueño de fraternidad” que anhelaba Luther King en una pesadilla para los pueblos y la humanidad.

Recibe el saludo de Paz y Bien
Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz”.

Creo que está todo dicho. Habló la Razón frente a la Prepotencia. 

¡¡ ESTÁ TODO DICHO!!

Etiquetas: , , ,

11 comentarios to “CARTA DE PEREZ ESQUIVEL A OBAMA”

  1. fer Says:

    simple,exelente.Y Adolfo Pérez Esquivel tambien.sin palabras, ya fue todo dicho.Que mas se puede aportar????jaja.

    • alfredoh Says:

      Es verdad Fernando, la carta de Perez Esquivel es muy clara y no deja lugar a dudas acerca de la guerra y de la intervención de otros países que no fuera aprobada por las Naciones Unidas. Los norteamericanos se arrogan un poder que legal y moralmente no tienen.

  2. rofal Says:

    Muy claro lo de Perez Esquivel. No solo lo piensa sino que también lo publica. Lo da a conocer al mundo y también a Obama. Ningún premio Nobel de la paz puede predicar la guerra. Ni siquiera Obama.

  3. mariano moral Says:

    Todos decían que este tipo de cartas no servía para nada. Pero parece ser que de algún modo sirven porque muchas cartas sumadas hicieron sentir su fuerza y Obama tuvo que desistir de su ataque a un país independiente.

  4. maia Says:

    nuestro premio nobel le da el ejemplo al nobel norteamericano sobre lo que es la paz.

  5. Liliana Says:

    Estoy totalmente de acuerdo con la carta de nuestro premio Nobel de la Paz, el Sr. Perez Esquivel. Lamentablemente EEUU, en la figura de sus presidentes, incurrieron siempre y en todos los casos en el mismo error: “Meterse donde nadie los llama”, no teniendo para ello ningún tipo de autoridad.

  6. Marcelo Says:

    Desde tiempos inmemoriales la política exterior norteamericana, ya sea regida por los republicanos o por los demócratas, posee características y fines comunes. En este sentido, cabe recordar dos hechos: por un lado, el bloqueo y la agresividad contra Cuba han sido similares bajo gobiernos de distinto signo político; por otro, la costosa agresión contra Vietnam también hizo gala en su momento de la tutela compartida entre los dos partidos políticos claves de la Unión.
    El premio Nobel de la Paz a Obama fue un sinsentido. Pero el problema no es Obama (como no lo fue Bush, Carter, Nixon y otros que se sentaron en el Salón Oval). El problema son los que sostienen ese monstruo al que llamamos “sistema”, que parece estar por encima de cualquier presidente. Algo que también podríamos denominar “complejo militar-industrial”.
    Este “sistema” (perdón, no encuentro una palabra mejor) es el que llama “efecto colateral” a la masacre de civiles mientras sostiene que nuestro mundo occidental civilizado no comete barbaries como en otras partes del mundo y en otros tiempos, como en alguno de esos reinos bárbaros donde las mujeres visten de más como en Asia o visten de menos como en África. Para este “sistema”, cien niños aplastados y despedazados por la Libertad, la Civilización, la Ley, el Derecho y las mejores Razones, son sólo una estadística.
    Recuerdo cuando George Bush II dejó la presidencia y anunció que se había comprado una casa en Dallas para “descansar de ocho años de trabajo”. Se despidió a plena luz del día y ante los ojos de todos, sin siquiera explicar cómo fue que puso al mundo al borde de un conflicto nuclear. Eso sí, con un desparpajo digno de una Mona Lisa enigmática, reconoció que uno de sus errores más notorios, en sus ocho años de “trabajo”, había sido la guerra contra Irak, ya que se había basado en información de inteligencia equivocada; que nunca existieron esas temibles armas de destrucción masiva, listas a bombardear no solo Europa sino Estados Unidos. Nada dijo del millón doscientas mil víctimas que hasta diciembre de 2008 había producido esa invasión ni de las más de las 4 mil víctimas que experimentaba su propio ejército invasor (en su mayoría, negros y latinoamericanos) y del billoncito (un millón de millones de dólares) que costó esa operación militar que era para sacarse de encima a un tirano y llevarle a esa tierra milenaria, un poco de democracia y libertad. Bush fue funcional a ese poder real, que se me hace muy por encima de la Casa Blanca.
    Es cierto lo que dice Esquivel, cuando sostiene que los Estados Unidos “no tiene autoridad moral, ni legitimidad, ni legalidad para invadir Siria ni ningún otro país. Mucho menos luego de haber asesinado 220.000 personas en Japón lanzando bombas de destrucción masiva”. Y me pregunto para que cuernos existe la ONU, que es quien debería intervenir cuando a algún despistado se le da por encender la mecha.
    El problema es que la ONU tampoco tiene autoridad moral. Más me parece un simple “sello” del “sistema”, que cuenta con esa aberración llamada “Derecho a Veto” que –por supuesto- sólo tienen los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Me pregunto cuáles son los efectos prácticos que se desprenden de los documentos de la ONU. Y también me pregunto como romper el círculo que atrapa a la humanidad en la violencia, la destrucción y la muerte. Todavía no encuentro la respuesta.

  7. racar Says:

    Esto de las relaciones internacionales es un tema. Paises independientes y otros que intervienen. a veces sin razpn

    • alfredoh Says:

      Las relaciones entre países han cambiado en los últimos diez años por lo menos. Las comunicaciones se modificaron tanto que el mundo se achicó. La cuestión es como esa influencia incluye el respeto.

  8. Daniel Says:

    Yo estoy de acuerdo con que siempre se otorgue el Premio Nobel de la paz, aunque lamentablemente en algunos lugares del universo como por ejemplo en Estados Unidos , esto no se entienden y se fanatizan con lo bélico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: