GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ Y LOS BEATLES

 

GARCIA MARQUEZ1

No hace muchos días que falleció Gabriel García Márquez. Para ser preciso fue hace exactamente diez días.

No vale la pena extendernos en su carrera como narrador con sus cuentos y novelas, sus años dedicados al periodismo, su simpatía por los regímenes de izquierda, su amistad con Fidel Castro y su Premio Nobel.

Debo aclarar que no me atrae particularmente el Realismo Mágico que practicó y más bien me gustan sus crónicas y sus obras como “Relato de un Náufrago”. También debo decir que leí casi todas sus obras por curiosidad y hasta por obligación para dar mis clases.

Dentro de lo que escribió hay un párrafo en el que coincido totalmente. Ese párrafo dice textualmente:

 

 

“. . .  la única nostalgia común que uno tiene con sus hijos son las canciones de los Beatles. Cada quien por motivos distintos, desde luego, y con un dolor distinto, como ocurre siempre con la poesía. Yo no olvidare aquel día memorable de 1963, en México, cuando oí por primera vez de un modo consciente una canción de los Beatles. A partir de entonces descubrí que el universo estaba contaminado por ellos. En nuestra casa de San Ángel, donde apenas si teníamos donde sentarnos, había solo dos discos: una selección de preludios de Debussy y el primer disco de los Beatles.

Por toda la ciudad, a toda hora, se escuchaba un grito de muchedumbres; “Help, I need somebody”. Alguien volvió a plantear por esa época el viejo tema de que los músicos mejores son los de la segunda letra del catálogo: Bach, Beethoven, Brahms y Bartok. Alguien volvió a decir la misma tontería de siempre: que se incluyera a Bosart. Álvaro Mutis, que como todo gran erudito de la música tiene una debilidad irremediable por los ladrillos sinfónicos, insistía en incluir a Bruckner. Otro trataba de repetir otra vez la batalla a favor de Berlioz, que yo libraba en contra porque no podía superar la superstición de que es oiseau de malheur, es decir, pájaro de mal agüero. En cambio, me empeñé, desde entonces, en incluir a los Beatles. Emilio García Riera, que estaba de acuerdo conmigo y que es un crítico e historiador de cine con una lucidez un poco sobrenatural, sobre todo después del segundo trago, me dijo por esos días: “Oigo a los Beatles con un cierto miedo, porque siento que me voy a acordar de ellos por todo el resto de mi vida”. Es el único caso que conozco de alguien con bastante clarividencia para darse cuenta de que estaba viviendo el nacimiento de sus nostalgias. Uno entraba entonces en el estudio de Carlos Fuentes, y lo encontraba escribiendo a máquina con un solo dedo de una sola mano, como lo ha hecho siempre, en medio de una densa nube de humo y aislado de los horrores del universo con la música de los Beatles a todo volumen.

Esta tarde, pensando todo esto frente a una ventana lúgubre donde cae la nieve, con más de cincuenta años encima y todavía sin saber muy bien quién soy, ni que carajos hago aquí, tengo la impresión de que el mundo fue igual desde mi nacimiento hasta que los Beatles empezaron a cantar. Todo cambio entonces. Los hombres se dejaron crecer el cabello y la barba, las mujeres aprendieron a desnudarse con naturalidad, cambió el modo de vestir y de amar, y se inicio la liberación del sexo y otras drogas para soñar.

Fueron los años fragorosos de la guerra de Vietnam y la rebelión universitaria. Pero, sobre todo, fue el duro aprendizaje de una relación distinta entre los padres e hijos, el principio de un nuevo dialogo entre ellos que había parecido imposible durante siglos”.

(Extractado de Notas de prensa 1980 – 1984)

 

Este artículo nos revela que a Gabo no se le escapaba nada de lo que sucedía a su alrededor.

Cuando aparecen los Beatles él tenía 36 años. Es decir una edad como para que ignorara esos movimientos juveniles. Pero no solo no los ignoró sino que les dio su verdadera dimensión. Aunque parezca increíble la aparición de los Beatles separó al siglo XX en un antes y un después. Más que las dos guerras mundiales con sus grandes transformaciones y sus millones de víctimas.

No voy a decir si  fueron buenos o malos. En realidad hubo de las dos clases de cambios, pero, evidentemente,  eso será motivo de otro artículo.

En este sólo quiero dejar asentada la perspicacia de Gabo y como supo reconocer un hecho que cambió al mundo a pesar de que ni sus propios protagonistas, los Beatles, podían creerlo.

Hay cosas que empiezan de manera sencilla y se convierten en básicas y trascendentales. Esta es una de ellas. Honor al gran Gabo y a su profunda manera de ver las cosas.

Aún las más sencillas.

29 comentarios to “GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ Y LOS BEATLES”

  1. Damas Art Says:

    Una triste pérdida la de Gabriel García Márquez. Yo soy una fan incondicional de su gran obra “Cien años de soledad”, a la que considero mágica, acertada denominación esa de “Realismo mágico” que se le atribuyó.
    Y…¿qué decirte de The Beatles?…que me crié con ellos. Yo era una niña cuando mi hermana y su novio, estudiante de medicina, y después médico y esposo suyo ya, me llevaban con ellos y escuchaban su música en todas partes (en el coche, en su casa, en la casa de mis papás…)…así que los adoro.

    Un abrazo fuerte para tí, Alf.
    Bego.

    • alfredoh Says:

      Sabía de tu fuerte relación con los Beatles desde muy chica Bego. También de tu admiración por el autor de “Cien años de soledad”. Por eso estaba esperando tu comentario. Es muy agradable leer tus palabras y compartirlas con el cariño que nos tenemos. Gracias. Cariños.

  2. carolina Says:

    Increible articulo. La influencia de los beatles en un hombre y en una sociedad que no son del palo. La aparicion del conjunto parece que dividio aguas. Muy original el enfoque y sobre todo porque son las propias palabras del escritor.

  3. fer Says:

    Este tema lo tocaba con un amigo.Lindos recuerdos.Abrazo.

  4. mariano moral Says:

    Aunque no soy de la la época de la aparición de los Beatles ni de los tiempos en que apareció Cien Años de Soledad debo decir que conozco la discografía del cuarteto de Liverpool y he leído la obra de Gabriel García Marquez.
    A la distancia parecen contemporáneas pero es verdad que García Marquez fue una década anterior.
    Es increíble observar que el maestro los reivindicó como cuatro personas que dividieron aguas. Por eso celebro la aparición de este artículo que remarca esa unión de la música y las letras.

  5. fer Says:

    http://www.youtube.com/watch?v=DVJwwLcV3KY Otro tema que tocaba con unos amigos de capital.Lo hize todo y no me di cuenta….jaja

  6. fer Says:

    Hice.Perdon.

  7. fer Says:

    http://www.youtube.com/watch?v=DXlZtQNcKNY Esta es la persona con la que tocaba.

  8. mariano moral Says:

    Leyendo Crónica de una muerte anunciada. Un libro que atrapa con sus idas y vueltas. Seguiré leyendo.

  9. carolina Says:

    Estoy leyendo a Garcia Marquez y se me aparecen detalles nuevos que en su momento dejé pasar por alto. En realidad estoy releyendo. Compraré algo nuevo.

  10. Daniel Says:

    no se nada de este autor pero se de los beatles. me gustan mucho.

    • alfredoh Says:

      Es lógico que no conozcas mucho de este autor Daniel. Seguramente no tienes más de 30 años. Los que tenemos el doble lo conocemos bien porque estaba de moda en la sociedad y lo estuvo por más de 30 años. Te diría que leas “Crónica de una Muerte Anunciada”. Sería una buena aproximación. Genial que te gusten los Beatles.

  11. Arturo H. Manriquez Says:

    El Gabo estaba en todo, un adelantado en su tiempo y en el de nosotros.

    • alfredoh Says:

      Verdad Arturo que García Marquez parecía estar siempre actualizado. Su relación con la música beatle fue muy compleja y era un gran admirador a pesar de la diferencia de edades.

  12. clark Says:

    me gusta los beatles. los escucho a veces. mucho a veces. tengo discos

    • alfredoh Says:

      No sé que edad tendrás Clark. Me parece que sos bastante joven. Es bueno que escuches a los Beatles. De esa manera comprenderás porqué los siguen tantas generaciones desde 1960.

  13. Rosana Says:

    Es asombroso como García Marquez se involucró con un conjunto musical que estaba lejos de su época de adolescente y hasta de adulto. Los grandes se reúnen no hay duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: