LA ÚLTIMA CLASE

Hace un poco más de dos años di mi última clase como profesor particular.  Después de 35 años de hacerlo me pareció que no tenía sentido seguir con esa ocupación. A los alumnos no les interesaba nada y su instrucción no superaba la de un alumno de tercer grado. Tampoco tenían carpetas ni programas. Un vacío total, Los padres los traían solo para sacárselos de encima. Me pareció que mi misión ya no tenía sentido. Los profesores los aprobaban en los exámenes finales aunque no supieran nada para que la escuela no se quedara sin alumnos.

Lo mismo le pasó a un profesor con una larga carrera de periodista y que se desempeñaba en una Universidad del Uruguay. Su nombre es Leonardo Habercorn.

Estas fueron sus propias palabras publicadas en su blog en 2015 y que se hicieron muy populares porque era un periodista muy conocido:

“Después de muchos, muchos años, hoy di clase en la universidad por última vez.
No dictaré clases allí el semestre que viene y no sé si volveré algún día a dictar clases en una licenciatura en comunicación.
Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla.
Me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies.
Claro, es cierto, no todos son así.
Pero cada vez son más.


Hasta hace tres o cuatro años la exhortación a dejar el teléfono de lado durante 90 minutos -aunque más no fuera para no ser maleducados- todavía tenía algún efecto. Ya no. Puede ser que sea yo, que me haya desgastado demasiado en el combate. O que esté haciendo algo mal. Pero hay algo cierto: muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es lo que hacen.
Además, cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado.
Esta semana en clase salió el tema Venezuela. Solo una estudiante en 20 pudo decir lo básico del conflicto. Lo muy básico. El resto no tenía ni la más mínima idea. Les pregunté si sabían qué uruguayo estaba en medio de esa tormenta. Obviamente, ninguno sabía. Les pregunté si conocían quién es Almagro. Silencio. A las cansadas, desde el fondo del salón, una única chica balbuceó: ¿no era el canciller?
Así con todo.
¿Qué es lo que pasa en Siria? Silencio.
¿De qué partido tradicionalmente es aliado el PIT-CNT? Silencio.
¿Qué partido es más liberal, o está más a la «izquierda» en Estados Unidos, los demócratas o los republicanos? Silencio.
¿Saben quién es Vargas Llosa? ¡Sí!
¿Alguno leyó alguno de sus libros? No, ninguno.
Conectar a gente tan desinformada con el periodismo es complicado. Es como enseñar botánica a alguien que viene de un planeta donde no existen los vegetales.
En un ejercicio en el que debían salir a buscar una noticia a la calle, una estudiante regresó con esta noticia: todavía existen kioscos que venden diarios y revistas.

En la Naranja Mecánica, al protagonista le mantenían los ojos abiertos con unas pinzas, para que viera una sucesión interminable de imágenes, veloces, rápidas, violentas.


Con la nueva generación no se necesitan las pinzas.
Una sucesión interminable de imágenes de amigos sonrientes les bombardea el cerebro. El tiempo se les va en eso. Una clase se dispersaba por un video que uno le iba mostrando a otro. Pregunté de qué se trataba, con la esperanza de que sirviera como aporte o disparador de algo. Era un video en de un cachorrito de león que jugaba.
El resultado de producir así, al menos en los trabajos que yo recibo, es muy pobre. La atención tiene que estar muy dispersa para que escriban mal hasta su propio nombre, como pasa.
Llega un momento en que ser periodista te juega en contra. Porque uno está entrenado en ponerse en los zapatos del otro, cultiva la empatía como herramienta básica de trabajo. Y entonces ve que a estos muchachos -que siguen teniendo la inteligencia, la simpatía y la calidez de siempre- los estafaron, que la culpa no es solo de ellos. Que la incultura, el desinterés y la ajenidad no les nacieron solos. Que les fueron matando la curiosidad y que, con cada maestra que dejó de corregirles las faltas de ortografía, les enseñaron que todo da más o menos lo mismo.
Entonces, cuando uno comprende que ellos también son víctimas, casi sin darse cuenta va bajando la guardia.
Y lo malo termina siendo aprobado como mediocre; lo mediocre pasa por bueno; y lo bueno, las pocas veces que llega, se celebra como si fuera brillante.
No quiero ser parte de ese círculo perverso.
Nunca fui así y no lo seré.
Lo que hago, siempre me gustó hacerlo bien. Lo mejor posible.
Justamente, porque creo en la excelencia, todos los años llevo a clase grandes ejemplos del periodismo, esos que le encienden el alma incluso a un témpano. Este año, proyectando la película El Informante, sobre dos héroes del periodismo y de la vida, vi a gente dormirse en el salón y a otros chateando en WhatsApp o Facebook.
¡Yo la vi más de 200 veces y todavía hay escenas donde tengo que aguantarme las lágrimas!
También les llevé la entrevista de Oriana Fallaci a Galtieri. Toda la vida resultó. Ahora se te va una clase entera en preparar el ambiente: primero tenés que contarles quién era Galtieri, qué fue la guerra de las Malvinas, en qué momento histórico la corajuda periodista italiana se sentó frente al dictador.
Les expliqué todo. Les pasé el video de la Plaza de Mayo repleta de una multitud enloquecida vivando a Galtieri, cuando dijo: «¡Si quieren venir, que vengan! ¡Les presentaremos batalla!».
Normalmente, a esta altura, todos los años ya había conseguido que la mayor parte de la clase siguiera el asunto con fascinación.
Este año no. Caras absortas. Desinterés. Un pibe despatarrado mirando su Facebook. Todo el año estuvo igual.


Llegamos a la entrevista. Leímos los fragmentos más duros e inolvidables.
Silencio.
Silencio.
Silencio.
Ellos querían que terminara la clase.
Yo también.

……………………………………………………………………………………………………

Y esa fue su última clase. Una triste despedida pero tuvo que aceptar la realidad. Dura, pero real.

Después de meditarlo largamente creo que hizo bien.

¿Ustedes que opinan? ¿Debió continuar?

Bueno, me gustaría que me hicieran llegar su opinión al respecto.

Los espero.

Gracias.

23 respuestas to “LA ÚLTIMA CLASE”

  1. Daniel Bufi Says:

    Hola Alfredo, recién leo esta nota que usted publicó y me resultó entre fascinante e interesante cuando cuenta al principio sobre las clases particulares que usted impartía, en mi opinión fue aun acierto en el momento que dice «después de 35 años», aunque quiero remarcarle que sus clases particulares, como así también las charlas me resultaban muy instructivas, ya que me enteré de cosas y también de datos que yo no conocía de chico.
    Es verdad, como dice al principio del texto que muchos chicos traían las carpetas incompletas y que carecían de programas, ya que el objetivo de sus padres eran que aprobaran, por lo que deduje usted ahí cumplió su ciclo con los alumnos.

    • alfredoh Says:

      Si Daniel. Cumplí un ciclo pero no me decidí yo a reconocerlo. Lo que vos mencionás ocurrió hace dos años aproximadamente. Cuando vos venías era esporádica esa situación y yo enseguida la solucionaba. Cundo dejé fue porque era imposible hacer que los alumnos me hicieran caso. Además eran muy contestadores y agresivos. En su casa no recibían ninguna clase de educación. No sabían que era el respeto.
      Los alumnos que vinieron antes de esta situación todavía recuerdan esas clases y me lo dicen cada vez que los veo o me hablan por teléfono.

    • alfredoh Says:

      Quiero hacerte saber que después de pensarlo bien creo que no debió abandonar su obra. Él era un profesor universitario y un periodista con una larga carrera..Lo mío era distinto. Yo me preparé mucho para dar mis clases. Daba más de 40 materias pero era un profesor particular. Solo tenía título secundario. Yo era un autodidacta. Y lo sigo siendo. Sarmiento también lo fue.

  2. Daniel Bufi Says:

    Recién lo empiezo a conocer a este profesor y periodista del Uruguay llamado Leonardo Habercorn, creo que se sentía como derrotado por el avance de la tecnología, como por ejemplo, el uso de los teléfonos celulares y también el Whatsapp, también llegué a la conclusión de que no le tenía paciencia a sus alumnos y que hay personas que desconocen muchas cosas elementales, como las preguntas que se les han formulado, ya que se sentían al margen del periodismo, por lo que yo llegué a entender.
    Para ir cerrando, la evidencia de estos alumnos era que la clase terminara de una vez por todas, querían lo fácil.
    Como le digo siempre, sus notas son muy interesantes y nos estamos hablando a la brevedad, saludos

    • alfredoh Says:

      Yo tampoco conocía a este profesor hasta que hizo pública su carta.
      Es genial que reconozcas que el avance de la tecnología no necesariamente es un avance del progreso. En este caso no lo es aunque parezca lo contrario.

    • alfredoh Says:

      El creía que la utilización del celular le facilitaría dar su clase. Vos sabés que los celulares son muy parecidos a pequeñas computadoras. Lástima que no se pueden controlar a las redes mal llamadas sociales. Tanto el whatssap, como facebook y otras terminan hipnotizando a los adolescentes y es muy difícil a esa edad sustraerse a su influjo.

    • alfredoh Says:

      Me olvidé de agradecerte tu participación. Siempre sos el primero en comentar y se ve que siempre lees bien el artículo.
      Gracias.

  3. fer Says:

    Un capo el tipo.Yo haria lo mismo.Es una mierda Mucha gente!Yo se de todo ahora y tengo varios titulos(cursos).La vida es una mierda igual.Me la paso trabajando y todos me rompen las pelotas.No tengo un solo dia de descanso.Veo a otros que no les importa nada y se la pasan de joda.Y para colmo el populismo logro que la gente vida sin hacer nada productivo.Ni estudiar necesitan.Porque ganan dinero igual.yo soy un esclavo del trabajo y el estudio, y por culpa de ser responsable.Me siento un nabo.

    • alfredoh Says:

      Entiendo bien tu respuesta a la pregunta Fernando. Estás de acuerdo con lo que hizo el profesor. Se observa cuando decís » Un capo el tipo » Pero pronto te volcás al terreno personal y ahí ya no todo se hace tan entendible.
      Decís «Yo haría lo mismo». Pero vos nunca fuiste profesor. Estás de acuerdo con él pero no podés ponerte en su lugar. Sencillamente porque no estuviste. De cualquier manera agradezco tu sinceridad y el hecho que siempre comentás para llegar a un entendimiento mutuo lo que es una de las misiones de este blog: acercar posiciones.

      • fer Says:

        No me puedo poner en su lugar???te pensas necesito ser profesor para penar que si seria profesor los mandaria todos a la mierda a estos pendejos estupidos con celulares en la mano??o te pensas que no me doy cuenta que es horrible dar una clase sin que te den bola cuando te rompes el culo tratando de hacer las cosas bien???»Estás de acuerdo con él pero no podés ponerte en su lugar».»Sencillamente porque no estuviste».Sabes que pienso que sos un pelotudo!Y vos te pusiste en mi lugar cuando quede tirado en una silla un largo tiempo como una ameba por culpa de tu estupida filosofia «el camino»??Sintiendome como la peor mierda.Pensando en la muerte y sin ganas de vivir, o de tirarme a las vias para acabar con con mi vida??pensar que ya no la contaba.va pensar no porque no podia pensar bien.Estaba loco.A la noche me temblaba el cuerpo y sentia dolores, vertigo y un largo etc..por la cantidad tremenda de pastillas que tomaba!Que si fuera ahora no podria pagar de lo caro del tratamiento!Y con la poca energia y falta de lucidez que sufria a veces pensaban que fuiste un estupido que no sabia lo que hacias.Que tu «filosofia» me habia destruido.Y que tu fanatismo en la razon y la ciencia me habian acabado.En esos momentos solo escuchaba musica, ya que era lo unico que me hacia bien, pensar no me hacia bien, me volvia mas loco.Escuchaba un tema de musico Jaf llamado «tal vez mañana brille el sol», y sabes que hacia pelotudo???LLORABA!!LLORABA!!LLORABA!!Y asi por un largo tiempo.Nunca pense que iba a salir de la tempestad.No quede bien.Pero sali(creo).Sabes gracias a quien???A mi!a mis genes!!a mis pelotas!!Y quien sabe que mas!Vos no estabas ya!solo me quede.Sali que filosofia me saco de ahi??De ese pozo(abismo).El super hombre.el individualismo.etc…,ahi descubri que hasta lo que no te gusta te puede ayudar.Descubri que no hay filosofia sin apertura de pensamiento.Hasta la filosofia mas de mierda te puede hacer bien.Las filosofia de los locos me ayudo en ese momento.Cuando no se puede pensar bien encaja perfecto con esta doctrina.La locura y Nietzsche van de la mano.ESTO QUE DIJE TAMPOCO NUNCA LO VA A ENTENDER, YA QUE NO LO VIVISTE SEGUN TU PUNTO DE VISTA.TODAVIA SEGUIS SIN ENTENDER???

      • alfredoh Says:

        Este comentario tuyo lo voy a comentar más adelante o quizás lo conteste en algún artículo del blog.
        Como siempre empezás hablando de lo que le pasó a un profesor en su último día de clase y terminás hablando de vos. Quizás no era el momento y el lugar pero estoy acostumbrado a esto.

    • alfredoh Says:

      Quedan también otras cosas irresueltas porque son de tu vida personal. De cualquier manera, y en lo posible, me gustaría que aclararas ciertas cosas.
      ¿Porqué te sentís un esclavo del trabajo y del estudio? Creo que las dos cosas son positivas. Sobre todo en esta época en que mucha gente se quedó sin trabajo. ¿Que estás estudiando?
      Fijate si me podés contestar. En lo posible, como te digo.
      Creo que así podré comprender mejor el panorama.

      • fer Says:

        Tengo mas tiltulos que vos ahora.
        Y tengo trabajo y estudio porque soy un super hombre.Respondido??comprendiste??no creo,no estas en mi lugar. pd:No soy maestro.Pero si muchas otras cosas que vos nunca podrias hacer.Cosas que no entendes porque no estas en mi lugar.

      • fer Says:

        Escuchalo.Ponete en mi lugar.dale.

      • fer Says:

        Eras vos el que no estaba junto a mi…Ahora puedo entender..jaja.Es verdad no soy maestro….Pero vos tampoco…

      • alfredoh Says:

        Me siento satisfecho de que tengas muchos titulos. Recordá que yo fui tu profesor y que te preparé en 7 materias cuando habías abandonado la escuela. También te hice cientos de resúmenes y te enseñé a estudiar. Cuando mis alumnos se superan me pongo muy contento. Es inevitable.

      • alfredoh Says:

        Muy buena la canción de Jaf, Es bueno esperar que siempre vuelva la ilusión. Sobre todo en estas épocas donde parece que todo se terminó. Tal vez mañana brille el sol.

      • alfredoh Says:

        Creo recordar que vos me abandonaste a mi cuando llegaste a la insólita conclusión de que sabías más que yo. Pero nos volvimos a ver varias veces. ¿Te acordás cuando fuimos a Ramos Mejía a ver a un muchacho que tocaba la guitarra estilo Jimi Hendrik? Otra vez me llevaste a Monte Chingolo y otra a la ex Esma y después nos fuimos a comer a un Restorán chino. Yo nunca te abandoné. Vos me abandonaste a mi.

  4. fer Says:

    Murio la razon tambien en esa epoca….y vos moriste con ella.Entendes ahora…??

  5. fer Says:

    Si marcaste el rumbo(muy importante, pero no decisivo) yo logre las metas.Y te supere ademas en el ambito filosofico que es tu parte mas floja.Y si sigo asi vas a quedar muy pequeño en muchas cosas mas.
    «llegaste a la insólita conclusión de que sabías más que yo»???En muchas cosas se mas que vos, y en otras no.Lo dije en relacion a los filosofico seguro eso.Que fue ese el error que me llevo a equivocarme, y a pasarla muy mal.Pero descubri el error y ahora estoy en el verdadero camino.Y no repitiendo tu estupida filosofia como lorito(que tomas como una ideologia).Un verdadero filosofo no ideologiza la filosofia(por eso esta en crisis).O no recordas que en el cbc te quedaste corto para enseñar??Vos no soy un autodidacta.Vos sos solo un maestro de primaria y secundaria, nada mas que eso..Estas muy lejos de lo profesional.

    pd:Proximamente luthier.Si no muero antes de tiempo, que es muy facil es este pais de cuarta.

    • alfredoh Says:

      Si vos sos mejor que yo o yo mejor que vos es una discución bizantina que no tiene el más mínimo sentido. Vos no estudiás para superarme a mi sino para superarte vos mismo. Todo lo que te haga feliz es algo que redundará en tu beneficio. No te compares con nadie. Eso no sirve y es de difícil comprobación. Sé vos solamente. Eso es suficiente.

      • fer Says:

        Tenes razon.Quizas me enferma este mundo competitivo.Igual no olvides que soy un Leon.Necesito rugir un poco!jaja pd:Si vieras como sufri los cursos no dirias lo mismo.Ahora gane respeto porque estoy «fuerte» intelectualmente.Pero los tipos te hacen sentir el rigor.Pero ya no pueden conmigo.jaja.Si vieran cuantos eramos al principio y cuantos quedamos.Yo lo logre por saber electricidad y por un curso que hice en capital(iara).Querian ponerme contra las cuerdas pero no pudieron.

      • alfredoh Says:

        Perfecto Fernando. Eso es lo que tenés que hacer. Persistir y llegar hasta la meta que te propusiste.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: