NUESTRA RESPONSABILIDAD (II)

Aproximadamente en el año 2012 publiqué un artículo que se llamó “Nuestra Responsabilidad”.

Ese artículo terminaba con las siguientes palabras a modo de conclusión:

Usar el pasado para no avanzar es solo una excusa para no hacer nada. Para no hacer nada de nuestra vida, lo cual es lamentable.

¿Si los demás se portaron mal contigo, que estás haciendo para remediarlo?

Es fácil decir no hago nada porque me trataron mal. La culpa es solo de los otros. Creo que es mejor compartir y avanzar en lugar de encontrar pretextos. ¿Tú no eres responsable de nada? ¿Tu vida siempre estuvo resuelta por los demás? ¿Cuál es tu responsabilidad?  ¿Dejas tu vida actual y futura  en manos de lo que te hicieron, alguna vez, los demás? El odio y el rencor no son buenos compañeros y solo tú eres responsable de haberlos elegido. Son dos emociones destructivas y detestables.

Después de cierta edad, solo tú eres responsable de lo que hagas. Perdona y perdónate. Todas las mañanas se puede volver a renacer de las cenizas y encarar un futuro promisorio. O, por lo menos, puedes intentarlo. Todos podemos intentarlo. Ese renacer, ese volver a intentar,  es la labor más importante del ser humano.

PERDONA, PERDÓNATE Y AVANZA”                  

Recordé ese artículo por una conversación telefónica que tuve con un conocido.

Lo llamé por el celular y me dijo que lo esperara unos segundos porque estaba hablando con un amigo.

Escuché que se despidió muy calurosamente diciendo: “Hasta luego llamame cuando quieras. Sabés que siempre me gusta charlar con vos”.

Cortó y me atendió a mí.

  • Estaba hablando con el h_ _ _ de p_ _ _  de Roberto, me dijo, aunque yo apenas conocía a esa persona.
  • Qué extraño, le respondí, te estabas despidiendo muy afectuosamente.
  • Qué querés que haga, a él no se lo voy a decir, pero me hizo una gran macana que nunca voy a olvidar.
  • ¿Qué te hizo?
  • En una época yo me estaba preparando para entrar en Medicina. Me costó bastante pero ya solo me faltaban dos materias para aprobar el CBC. Las dos más difíciles.
  • Me lo encuentro a este por la calle un día  viernes y me dice venite a un asadito en mi casa que mis viejos se fueron a Mar del Plata unos días. Van a venir todos los muchachos y algunas chicas del barrio. Yo no quería ir porque el lunes daba las dos materias. Pero  me insistió tanto que fui.
  • Le hubieras dicho que no, le dije.
  • Pero era un asadito nomás.
  • Tenés razón,  le contesté, igual te habrás venido temprano.
  • Eso me imaginé yo, respondió, pero al asado empezó después de la una de la mañana y terminó a las cuatro o cinco. Muchos se fueron pero yo decidí quedarme a dormir.
  • Nos despertamos a las tres o cuatro de la tarde y cuando me iba a ir me dicen, quedate a comer que sobró un montón. Me quedé y como nos tomamos hasta el agua de los floreros, estábamos mareados y cansados. Se hizo de noche, muchos ya se estaban yendo y quedábamos muy pocos cuando me llevó a un costado y me dijo: Che, estos turros se van a ir y me van a dejar solo con todo este desastre. Quedate y ayudame a arreglar un poco. No le pude decir que no.
  • Trabajamos toda la noche y estábamos terminando cuando a eso de las seis de la mañana llegaron los padres. Insistieron en que desayunáramos todos juntos y me agradecieron que le haya cuidado al “nene” cuando ellos no estaban.
  • Decidí ir derecho a la Facultad aunque casi no podía caminar. La lapicera se me caía de la mano y los ojos se me cerraban. En media hora entregué una hoja que estaba en blanco. Y me fui a dar el otro examen. Por supuesto pasó lo mismo. Entregué la hoja en blanco y me fui. Parecía que mi mente se había borrado.
  • Nunca más volví a la Facultad. Y todo por esa basura de persona. Si no fuera por él yo podría haber sido un gran médico. Yo lo escuchaba atentamente cuando en un momento lo interrumpí y le dije:
  • Algo de responsabilidad tenés vos también.
  • ¿Yo porqué? Me retrucó.
  • Era un asadito nomás.
  • Pero porqué no te volviste enseguida?
  • Empezó muy tarde. Era noche cerrada y la charla estaba agradable. Nada más que por eso.
  • ¿Y al otro día?
  • Nos despertamos tarde y preferí quedarme a comer. En mi casa no habría comida.
  • Si, tenés razón. Y después?
  • Me pidió que lo ayudara a arreglar. No lo podía dejar solo. Iban a ser unas pocas horas.
  • Pocas horas que se transformaron en un día.
  • Tenés razón. Era mucho trabajo.
  • Que se lo podía haber pedido a otro.
  • Si pero me lo pidió a mí. Éramos amigos ¿no?
  • No entiendo porqué no intentaste volver a dar esas materias.
  • Para dar otra vez tenía que dejar pasar un año. Me desilusioné. Ya casi eran tres años que estaba tratando de ingresar. Si no hubiera sido por este tipo. . .
  • Creo que te olvidás de otro culpable.
  • ¿Quién?
  • Vos.
  • ¿Porqué, yo? Me contestó indignado.
  • Porque aceptaste todo lo que te propusieron. Todas decisiones que te perjudicaron. Seguramente esta persona no se acuerda de esto y si se lo decís te va a mirar sorprendido. Seguramente, me dijo algo caído.

Luego se quedó callado. Aprovechando ese silencio le dije: bueno, se hizo tarde otro día te llamo y seguimos hablando.

Con un tono de voz apenas audible me respondió: no, no me llames porque este mes voy a estar muy ocupado. Chau. Y cortó.

Se había enojado. ¿Por qué se había enojado? Porque lo puse frente a su responsabilidad ante los hechos. Lo puse frente a un espejo.

 Creo que de las decisiones que tomamos en nuestra vida somos los únicos responsables y debemos afrontarlo.

Solo nosotros y sin excusas que deleguen la responsabilidad de nuestra vida en otros.

37 respuestas to “NUESTRA RESPONSABILIDAD (II)”

  1. Daniel Bufi Says:

    Hola Alfredo, recién leo su última nota y esta vez no me ganaron de mano con el comentario que quiero hacer del artículo.
    Me resultó muy interesante aunque no recuerdo que usteda haya publicado una nota llamada Nuestra responsabilidad y que la redactó hace casi 10 años.
    Quiero decirle que estoy de acuerdo con que utilizar el tiempo pasado no es ninguna excusa para el procede de cada persona, a veces a mí me pasa que me quedo colgado con situaciones vividas en tiempos pasados y me cuesta sepultarlas para siempre.
    Hay gente que dice o que aconseja a otros olvidarse de las malas situaciones que le tocó enfrentar, porque nadie puede quedarse estancado en el tiempo, en lo que respecta mi opinión.

    • alfredoh Says:

      Esta vez sos el primero Daniel. Jajajaja!!!
      Hace unos diez años publiqué un artículo que llamé «Nuestra Responsabilidad». En ese artículo hablaba de que teníamos que hacernos cargo de lo que elegíamos hacer en nuestras vidas.
      No es lógico que siempre hagamos responsable a otros como si fuéramos inocentes corderitos.

    • alfredoh Says:

      Ese no reconocer no nos deja avanzar en el camino de nuestras vidas. Es como poner piedras en el mismo y seguir tropezándonos con ellas. Piedras que nosotros mismos pusimos como podrás apreciar.

  2. Daniel Bufi Says:

    También quiero agregar que me pareció muy acertada la frase que se menciona en el texto, perdona, perdonate y avanza porque es como un estimulante para seguir enfrentando las situaciones adversas que nos depara la vida y también el destino.
    Me ha pasado a mí, vivir situaciones muy desagradables con otras personas y también con mayores, pero uno tiene que seguir adelante porque sino quiere decir que nada aprendió en el tiempo, o que no tuvo una evolución para y con sus actos.
    Desde ya, sus notas son muy interesantes y en cualquier momento nos comunicamos para seguir hablando de nuestras cosas.

    • alfredoh Says:

      Perdona, perdónate y avanza son complementos de ese hacerse responsable. Como bien decís vos son imprescindibles para poder seguir enfrentándonos con todas las cosas que la vida nos deparará en el futuro.

    • alfredoh Says:

      Precisamente las situaciones desagradables se nos presentarán siempre. Aunque no las busquemos.
      Llegado el momento es como que hay que soltarlas como si fuera un lastre y seguir nuestro camino más livianos.
      Y la única manera de dejar ese lastre es reconocer nuestra responsabilidad en los hechos. Si la tenemos, por supuesto.

    • alfredoh Says:

      La anécdota que cuento en el artículo es un claro ejemplo de alguien que no quiere hacerse cargo de sus errores y por lo tanto lleva una carga que le hace todo más pesado.
      ¿Qué hizo él para llegar a esa situación? ¿Qué hizo para subsanarla?
      Son preguntas fundamentales para esa persona. Preguntas que no se hace.

  3. Marmol Says:

    Nuestra responsabilidad. Algo muy difícil de asumir. Siempre tenemos la tendencia a echarle la culpa al otro. Se tarda mucho tiempo en reconocer que también hay una parte que nos corresponde. Somos los que decimos si o no. Somos los que decidimos.

    • alfredoh Says:

      Algo muy difícil de asumir, decís bien Marmol.
      Estoy cansado de los tipos que dicen que la culpa es de la novia, de los amigos, de los padres. La responsabilidad nunca es de ellos.

    • alfredoh Says:

      El día que lo reconocemos es el día que crecemos.
      El día que nos hacemos mayores aunque ya tengamos cincuenta años.
      La decisión final siempre es nuestra.

  4. Marmol Says:

    Una publicación muy cercana al artículo 150. Publicación que tiene su importancia. Algo crucial podríamos decir. Nunca podremos crecer sin reconocer la responsabilidad que nos toca.

    • alfredoh Says:

      Es el artículo 151. Pegado al 150.
      Iba a dejar pasar unos días más pero al recordar la anécdota que cuento no pude contenerme.
      Me pareció casi imprescindible desarrollarlo y publicarlo.
      A veces los que hacemos este tipo de cosas pasamos meses en blanco.
      Otras veces vienen ráfagas de inspiración.

    • alfredoh Says:

      Parece que para la mayoría de las personas que comentaron la anécdota se explica sola.
      Casi no la comentaron.
      Alguien que se niega a reconocer. Y no avanza por supuesto.

  5. Marmol Says:

    La calidad no decae. Eso me pone contento.
    A los blogs suele sucederles eso. Después de un tiempo empiezan a publicar cualquier cosa.
    A este le sucede lo contrario. A medida que pasa el tiempo las notas van mejorando.
    Gracias por la entrega.

    • alfredoh Says:

      Trato de que lo que se relata en el artículo sea interesante y deje alguna enseñanza.
      Algo que nos toque de cerca.
      Que pueda ser comprendido por todos.
      O que sorprenda, porqué no.

    • alfredoh Says:

      Gracias a vos Marmol por tu participación y tu buena onda.
      Siempre tenés la palabra oportuna y la observación pertinente.
      Espero que sigamos así un buen tiempo más todavía.
      Hasta la próxima.

  6. rosita Says:

    Nustra responsabilidad ante los hechos. Algo difícil de sobrellevar . También de aceptar. La inclinación que todos tenemos es la echar la culpa a otro. O a otros.
    Nunca nos vemos como responsables.

  7. rosita Says:

    Como ya tengo una cantidad de años considerable he debido hacer balances de mi vida varias veces.
    No puedo negar que en momentos cruciales muchas personas me han perjudicado. Pero juzgando desapasionadamente en última instancia la decisión fue mía.
    Yo tuve que elegir y lo hice libremente. Yo decidí que me perjudicaran.

  8. rosita Says:

    No puedo contar exactamente a que me refiero pero la responsabilidad en un 80% fue mía. Responsabilizar solo al otro sería un acto de cobardía.
    Lo reconozco ahora porque pasaron bastantes años y todo se ve de manera más fría.

  9. rosita Says:

    Si no se reconoce esa responsabilidad no se pueden cerrar ciertas heridas. Debemos hacernos cargo. De otra manera aparece el odio y eso lo justifica todo.
    Lo justifica pero no podemos dar vuelta la página. Nos mantiene en un estado nebuloso. En una niebla.
    Ese estado no nos favorece.

    • alfredoh Says:

      Verdad. Reconocer ciertas cosas nos alivia de soportar cargas innecesarias.
      Dar vuelta la página. Eso en muy bueno.
      Y continuar escribiendo el libro de nuestra vida.

  10. Fer Says:

    Y TU RESPONSABILIDAD???Payaso…

    • alfredoh Says:

      No es la primera vez que usás el término payaso de manera despectiva o como un insulto.
      Pero eso no está nada bien y es muy discriminador.
      Además demostrás no conocer nada de la historia de esas personas que con tanta ligereza denostás.

    • alfredoh Says:

      Si buscás vas a encontrar que los payasos o «clawns» como se los llamaba en esos momentos, fueron muy importantes en la cultura argentina.

    • alfredoh Says:

      No es difícil encontrar esa historia porque está en distintos lugares. Hasta en Wikipedia. «El circo criollo es históricamente el origen del teatro argentino; hay varias corrientes y varias líneas, siendo la más importante la de los hermanos Podestá, que empiezan con la actividad circense en Argentina, y que llevan el sainete criollo al circo». quiere decir que sin los payasos no hubiera habido Teatro en los albores de nuestra patria.

    • alfredoh Says:

      Recuerdo que en la televisión estuvieron Firulete y Cañito y Gaby, Fofó y Miliki que hicieron la alegría de muchos chicos durante décadas y todavía se los recuerda.
      Durante el 2002 y los años siguientes Piñón Fijo, un gran gran clawn, nos ayudó tanto a grandes como a chicos a sobrellevar esos duros momentos.

    • alfredoh Says:

      Por eso te digo que no me ofendés al llamarme payaso. Todo lo contrario.

      • fer Says:

        Ahora entiendo porque los intelectuales no quieren a los Racionalistas.La mayoria.Te crees un genio??Un super hombre??Te pensas que tu etica es superior??Tenes mas conocimiento que los demas??Que te hace creerte superior??

      • fer Says:

        Borras las palabras y queres que me ponga un blog!!Un blog que te deja borrar lo que se te da la gana??Borraste mis palabras y eso es una falta de respeto!BORRA ESTO PELOTUDO DE MIERDA!!!!!

  11. Fer Says:

    Fuiste responsable conmigo? Yo pienso que no. Aplicalo para tu vida lo que decis aca.

  12. fer Says:

    No sabia podias borrar parte de los comentarios…mira vos.Gracias por el dato.

  13. fer Says:

    Tampoco oses responderme como si nada paso, si es que no queres que todos sepan lo que borraste.Adios.

  14. fer Says:

    GRACIELA.GRACIELA.GRACIELA.GRACIELA!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: