Posts Tagged ‘AUTOAYUDA’

TAZA Y VIDA

mayo 9, 2017

 

Un día me levanté a cierta hora, como hago de costumbre,  y me dirigí a hacerme el desayuno.

Lo hice con los movimientos mecánicos de siempre  donde todo estaba previsto y acotado.

Cuando fui a sacar la taza de café con leche del microondas la base del recipiente tocó apenas con el plato giratorio y resbaló de mis manos. En menos de lo que tardo en contarlo, la taza cayó y se rompió.

 

 

 

Quedé desconcertado. Había realizado esa misma operación cientos o miles de veces en mi vida y pensé que ya lo tenía todo dominado.

Nunca me podría pasar nada. Y ese fue mi error. Lo hice casi sin pensar y sin tomar recaudos.

Me quedé absorto observando la taza rota y el líquido derramado.

Me surgió enseguida un paralelo con la vida.

 

 

 

 

Pensé: ¿cuántas veces creemos que la vida la tenemos dominada, hacemos las cosas sin pensar, se nos cae y se nos rompe?

¿Cuántas veces, amigo lector, nos ha pasado esto en nuestra vida?

Seguramente la respuesta será: muchas.

Una frase anónima dice que en la escuela primero se aprende la lección y luego te toman una prueba mientras que en la vida primero te toman la prueba y luego aprendes la lección.

Nunca deberíamos pensar que tenemos todo dominado y podemos hacer todo con los ojos cerrados.

Esa confianza puede hacer que se nos caiga lo que tengamos entre manos y se rompa.

¿No les parece?

No es buena época para que se nos rompan tazas o cualquier otra cosa.

 

 

 

LA FELICIDAD

febrero 26, 2017

blog-1

Todos hablamos de la Felicidad. Todos la buscamos intuitivamente. Creemos que sabemos de qué se trata.

Pero cuando queremos definirla se nos escapa una y otra vez su significado.

 

blog-4

Es que la Felicidad más que definirla hay que sentirla.

Es algo parecido a lo que nos sucede con el Amor. Nadie sabe bien que es el Amor hasta que lo ha sentido.

Por lo tanto podemos decir que nadie sabe lo que es la Felicidad hasta que la ha experimentado. Hasta que no sentimos ese estado especial que nos hace sentir plenos y realizados.

Debo decir que no creo que la Felicidad sea un estado permanente. Creo, más bien, que son pequeños momentos donde sentimos una especie de embriaguez que nos hace sentir contentos, satisfechos. Como si algo que esperábamos se ha producido, nos ha alcanzado.

Estos momentos no son muy extensos en el tiempo pero son una carga de energía que nos ayuda a sobreponernos a dificultades y contratiempos. Un oasis en pleno desierto.

 

blog-8

Si me pongo a recordar momentos de felicidad debo remontarme a mi infancia. La Felicidad que sentí al leer mis primeras historietas con los inolvidables dibujos del Tarzán de Burne Hogarth o El Príncipe Valiente de Harold Foster. Mis primeros libros de cuentos de Perrault, las fábulas de Esopo y otros. Una buena nota en el colegio. Mis primeros dibujos, hechos en tardes enteras de Felicidad.

 

p-v

Otros ejemplos de dicha podrían ser los juegos con mis amigos en un mundo mucho menos complejo que el actual. Tomar agua fresca de una manguera después de un partido de fútbol callejero que había durado horas, los aplausos de la gente grande que nos contemplaba ante una buena jugada.  Todas cosas que hoy no parecen tener importancia pero que, en esos momentos, nos llenaban de Felicidad y nos dejaron buenos recuerdos.

Haber conocido a mi primera novia, haber podido comprar mi primer departamento, el día de mi casamiento y el nacimiento de mis hijos también fueron momentos de gran Felicidad.

 

beatlers-face1e

No puedo evitar nombrar la aparición de los Beatles en la década de los 60 que dentro de una adolescencia conflictiva como la que se vivía en aquellos años, nos trajeron una bocanada de aire puro.

El mundo cambió y los jóvenes, de alguna manera, nos sentimos representados.

Sería largo enumerar momentos felices aunque todos sabemos que están matizados de contratiempos y dificultades. Por eso no creo que sea un estado largo e ininterrumpido a través del tiempo.

Debo agregar que no hay una fórmula para ser feliz. Quizás una puesta de sol en una playa vacía nos haga alcanzar ese éxtasis bienhechor que nos hace sentir tan bien.

 

b4

Muchas veces pienso que ir tras de la Felicidad no es lo ideal aunque esto sea una aspiración universal.

Más bien hay que dejar que aparezca y disfrutar el momento.

Hay que recordar que la Felicidad casi siempre aparece como resultado de nuestras acciones. Si obramos mal es muy difícil que alcancemos un estado de plenitud como lo es la Felicidad. Sentir envidia o rencor por el bienestar de los otros, aleja totalmente de nuestro lado la posibilidad de ser felices.

La verdadera Felicidad se siente y se comparte.

Si bien aconsejo más disfrutarla, cuando aparece, que analizarla, no es malo en ciertos momentos hacer ambas cosas. Yo lo he hecho en este breve texto y me dio un gran momento de Felicidad hacerlo.

Espero que ustedes también pasen un buen momento al leerlo.

 

blog-7

DESPUÉS COMO SINÓNIMO DE NUNCA

agosto 7, 2016

Después es una palabra que básicamente no tiene connotaciones negativas.

Si dijéramos “después del martes viene el miércoles” sería correcto.

Si dijéramos “entre los números enteros positivos después del cuatro viene el cinco” estaríamos en lo cierto.

También hay otra manera de emplear esta palabra que no es totalmente aceptable.

Es cuando decimos de algo: “lo haremos después”.

Este “después” que no tiene un límite puede extenderse a través del tiempo y llegar a ser “nunca”

¿Cuántas veces hemos dicho después para algo que nunca hicimos?

Por ejemplo si tenemos que arreglar algunas tejas del techo porque entra agua y si llueve  puede inundarse la casa. Esa simple acción dejada para después puede tener trágicas consecuencias cuando aparece una fuerte lluvia. Ropa, libros y muebles arruinados porque la palabra después se convirtió en nunca.

La ciencia ha reparado en esa gente que deja las cosas para nunca y le ha puesto un nombre: PROCRASTINACIÓN.

La procrastinación es esa capacidad para posponer siempre lo que debemos hacer sin ningún motivo verdadero.

Esta costumbre de dejar todo para después parece no tener demasiada importancia pero puede traer trastornos de todo tipo.

Si pudiera anotar los proyectos que nunca concreté creo que haría una pila que fuera de aquí a la Luna.

Usted: ¿Cuántas cuantas veces dejó para después cosas que nunca realizó? ¿Puede reconocerlo y prometerse que nunca más lo hará?

¿Dejaría sus buenas intenciones desordenadas para concretar al menos una?

Espero sus respuestas.

MARÍA BELÉN Y LA LUZ INTERIOR

agosto 3, 2016

Hay una imagen que se repite en la cabeza de María Belén González una muchacha de 23 años. Es la de ella deslizándose por el capó de un auto que acelera a fondo. Grita desesperada. Le pide a Dios que la ayude. Cae al piso y siente que las ruedas la aplastan. El conductor repite la maniobra, ahora marcha atrás. Un hombre baja, le saca su arma y gatilla dos veces. Las balas no salen y ella simula estar muerta. Un año después, la joven oficial de la Bonaerense superó más de 20 operaciones y sigue luchando, aferrada al milagro de haber sobrevivido. “Todavía me da miedo cruzar la calle”, confiesa.

Su vida cambió el 29 de julio de 2015. Ese día terminó de trabajar en el CPC de Avellaneda a las 18.30. Una hora después se encontró con su tía en la estación de San Francisco Solano, partido de Almirante Brown. Llevaba puesto su uniforme y el arma reglamentaria en la cintura. Decidieron ir caminando. En la esquina de Humberto 1° y La Calandria, escuchó un auto acelerar. Reaccionó rápido. Empujó a su tía pero no pudo esquivar el coche, en el que iban tres ladrones. Después del brutal ataque, lo asaltantes escaparon con su pistola 9 milímetros.

Cuando llegó al hospital Arturo Oñativia los médicos le dieron pocas horas de vida.

El diagnóstico no estaba equivocado, pero María Belén tenía dentro suyo algo que no sale en las radiografías. Tenía esa pequeña luz interior que a veces parece apagada pero que se enciende cada vez que la necesitamos. Esa luz que crece hasta iluminarlo todo y que le dice a una persona que no quiere morir. Es la voluntad de resistir a la adversidad.

María Belén tenía esa luz interior que la sostuvo todo este tiempo.

 

 Tenía fractura de clavícula, cadera, fémur, tibia, peroné, pelvis y cráneo, entre otras lesiones. “Nos decían que no la podían trasladar porque no aguantaba ni dos cuadras”, recuerda Milagros, su mamá. Al otro día ingresó en el Centro Médico Integral Fitz Roy, en el barrio porteño de Villa Crespo, donde estuvo internada dos meses y medio. Ahora regresa al menos tres veces por semana para realizar la rehabilitación. Los médicos la felicitan y a su mamá se le empaña la mirada. “No puedo creer cómo sigue en pie después de todo lo que le pasó. Como me dicen los médicos, tiene una ferretería en el cuerpo”, explica emocionada.

 

Cada movimiento es supervisado por Andrea, coordinadora del Servicio de Rehabilitación, y por Diego, uno de los que más la ayudó en su recuperación. Fue él quien la sostuvo cuando se volvió a parar, en octubre del año pasado. Ese día lloraron todos. “A veces viene con más ganas y otras, con menos. Pero tiene mucha fuerza”, “Seguir”, explica la joven atropellada, es más que una palabra.  “Hay días que no tengo apetito y me cuesta levantarme de la cama. Pero me aferro mucho a mi familia, a mis tres sobrinas y a toda la gente que me quiere. Y a mis animales, obvio”

El número de operaciones que restan es una incógnita. Le tuvieron que hacer una limpieza en la pelvis, donde tiene un implante que le provocó una infección. Se muere de miedo cada vez que le toca entrar al quirófano y nunca sabe de dónde puede venir el próximo golpe, pero esa incertidumbre no le impide proyectar su futuro.  No descarta seguir su carrera como policía, una vocación que tiene desde chica. También analiza estudiar radiología. En la lista hay otros objetivos: volver a salir con amigas, ir a la cancha y jugar al fútbol.

No se dejó vencer y ahora tiene proyectos gracias a su luz interior que se prendió a tiempo.

ENEMIGOS DE NOSOTROS MISMOS

julio 24, 2016

 

Hace muchos años, cuando leía historietas del Salvaje Oeste, había una frase que me llamaba la atención. Esta frase se repetía cada tanto y yo no podía comprenderla.

La frase en cuestión era: “dadle a un hombre un metro de soga y se ahorcará solo”.

Me llamaba la atención que se repitiera esto ya que los personajes del Oeste siempre estaban escapando de ese destino siniestro. Muchos personajes importantes se vieron en ese duro trance y se salvaron de milagro.

¿Cómo podía ser que alguien se ahorcara solo? Imposible, desde mi punto de vista.

Muchos años después comencé a comprenderla.

Una vez conocí a un hombre que tenía una sola pierna y me dijo que se la habían cortado porque tenía diabetes. Hablando un día con la mujer me dijo que se la habían cortado por el cigarrillo.

Grande fue mi sorpresa porque siempre que hablé con él estaba fumando. Se lo dije a la mujer que no lo podía creer. Lo hacía a escondidas de ella.

En ese momento comprendí la dichosa frase. Ese hombre se estaba matando a sabiendas con su metro de soga. La soga que la providencia le había otorgado.

A través de la vida conocí gente que se estaba ahorcando con el alcohol o las drogas. Sabían que tenían que parar y no lo hacían.

Yo criticaba a esas personas y siempre pensé que yo no haría eso.

Sin embargo, también lo hice.

Hace más de treinta años me dijeron que era hipertenso. Me dieron un solo remedio y me dijeron que comiera con poca sal.

Hace dos años me internaron de urgencia porque ya no podía caminar y apenas podía respirar. Me salvé con un día de terapia intensiva y once días de internación hasta que me adapté al accionar de los remedios que ya eran seis.

Asustado al principio, juré respetar el tratamiento pero pronto los controles se aflojaron. Comencé a no tomar los medicamentos con regularidad y también a comer comida con sal. Me parecía que no pasaba nada.

Hace unos treinta días me desmayé y una ambulancia me llevó al Hospital más cercano. En ese lugar me salvaron la vida con un desfibrilador. Luego siguieron veinte días de terapia intensiva y cuatro intervenciones cardíacas muy dolorosas. En la última me implantaron un marcapasos. Un aparato que tendré que llevar el resto de mi vida.

Hice lo que critiqué en los demás.

¿Lo seguiré haciendo?

El tiempo dirá si mi arrepentimiento es sincero.

¡¡¡MUCHAS VECES NOS CONVERTIMOS EN LOS PEORES ENEMIGOS DE NOSOTROS MISMOS!!!

VIDA

enero 3, 2015

VIDA

 

Una mirada positiva sobre la vida hará que enfrentemos de  manera más adecuada los problemas que se nos presenten.

Nadie puede pensar que no se le presentarán situaciones problemáticas o angustiantes.

Eso queda fuera de discusión.

Pero si pensamos que todo es malo – lo que muchos hacen – veremos como  insulubles hasta las más mínimas contradicciones.

También nos dificultará enfrentar los verdaderos problemas. Todos quedarán a la misma altura, lo que no es recomendable.

La vida no es ni buena ni mala. La vida es lo que nosotros hacemos de ella.

NOSOTROS Y EL UNIVERSO

diciembre 26, 2014

BLOG10
El Universo tiene una música. Los astronautas la escucharon.
Si cuando estamos bajo un árbol disfrutando de una suave brisa prestamos un poco de atención, también la escucharemos.
Cuando nos ponemos a escribir o dibujar estamos inspirados por esa fuerza enigmática.
Hay momentos en que no podemos hacerlo y somos la misma persona pero con nuestro camino interrumpido.
Es que no estamos prestando atención. No percibimos el sonido de Universo. Su música no llega a nuestros oídos.
La vida diaria a veces nos aleja de todo con sus incesantes ruidos y sus cambios imprevisibles.
Y nos sentimos perdidos.

BLOG 1
Si nos tomamos un tiempo y nos tranquilizamos, volveremos a percibir el mensaje del Universo. El mensaje de la Naturaleza de la que formamos parte.
Nacimos para ser creadores en el mundo exterior y en nuestro mundo interno. No podemos renunciar a eso.
Cuando renunciamos a ser los creadores de nuestro propio mundo nos sentimos mal y caemos en las manos de cualquier gurú impostor que nos dice que ellos van a ser nuestros intermediarios. Claro que por un módico precio.
Entre nosotros y ese mensaje de paz no puede haber intermediarios. Solo amables consejeros.

BLOG 2
Pero somos nosotros y solo nosotros los que tenemos que buscar el camino y el equilibrio interno. Como cuando éramos niños y no teníamos dudas sobre lo que queríamos. Intuitivamente conocíamos el camino. Conocíamos el camino de la creatividad y de la paz. Conocíamos el camino del regocijo y de la felicidad.
Cuando nos sentimos perdidos sería fácil recuperarnos si queremos.

BLOG 6
Levantarnos un poco antes y contemplar una alborada. Ir al campo y quedarnos absortos frente a un crepúsculo dorado. Sentir en nuestras manos la textura de un árbol añoso. Respirar el canto de los pájaros y el tintineo de las gotas de lluvia en nuestras caras. Alimentar a los patos de una laguna. Hablar con un anciano al que vemos solo.
Eso nos llenará de gozo.

BLOG 9
Pero nadie puede hace eso por nosotros.
Nadie puede sentir esa belleza si no la palpamos en nuestro cuerpo y en nuestro ánimo.
Solo nosotros podemos hacerlo.
Solo nosotros podemos encontrar el camino del retorno a la vida plena y a las cosas bellas.
Solo nosotros podemos volver al camino para el que fuimos hechos.
Solo nosotros.

BLOG 5

Los números de 2013

diciembre 31, 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 23.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 9 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

LA BELLA GENTE

diciembre 19, 2013

Leyendo alguna cosa en la noche, como es mi costumbre, mi mirada se posó sobre algo que escribió  Elizabeth Kubler-Ross la conocida psiquiatra y tanatóloga suiza.

Estas palabras no dejan de ser atrayentes  y dicen textualmente así:

“Las personas más bellas con las que me he encontrado son aquellas que han conocido la derrota, conocido el sufrimiento, conocido la lucha, conocido la pérdida, y han encontrado su forma de salir de las profundidades. Estas personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que los llena de compasión, de humildad y de una profunda inquietud amorosa. La gente bella no surge de la nada.”

Asombrosas palabras.

Kubler-Ross, llevada por su deseo de ayudar los demás,  dedicó casi toda su vida al acompañamiento de gente en peligro de muerte.  Muchas personas al recibir su ayuda se recompusieron y hasta volvieron a tener una vida normal. Otras aprendieron a aceptar los hechos de una manera no traumática.

En su larga vida conoció miles de personas en situaciones límite y pudo sacar muchas conclusiones acerca de ese delicado proceso lo que volcó en libros que le valieron cientos de miles de seguidores en todo el mundo.

Por eso sus palabras suenan muy fuertes. Son dichas por alguien que sabe de lo que habla.

Es muy difícil no coincidir con ella.

La gente más bella que conoció no fueron personas que se hicieron muchas operaciones de cirugía estética, ni aquellas que tenían mucho dinero, ni las que tenían vistosas joyas. Las personas más bellas que conoció eran aquellas que habían sufrido. Aquellas que habían sufrido mucho en sus vidas y habían encontrado una manera de salir de esas profundidades. Aquellas que habían afrontado situaciones dolorosas con serenidad y valentía

Kubler-Ross pudo reconocer la verdadera belleza.

La gente que posee la verdadera belleza no nace de la noche a la mañana. Se hace a lo largo de un largo proceso que abarca toda su vida, o por lo menos una parte de ella, y que tiene como partera al dolor. Gente que pasó muy malos momentos y se supo sobreponer a eso. Gente que  tiene compasión por las dificultades del otro así como la tuvo por sí misma. Gente humilde y que ofrece Amor (el verdadero Amor) a los demás, sin que se le pida expresamente.

“LA GENTE BELLA NO SURGE DE LA NADA”

Asombrosas palabras.

PERDIDOS EN EL ESPACIO

junio 3, 2011

 

Hubo épocas en que se consideró a la Tierra como el centro del Universo. El Sol giraba alrededor de ella, así como todos los planetas.

Cuando se descubrió que la Tierra giraba alrededor del Sol, de la misma manera que los demás planetas, y que no era el centro del sistema, muchos pensaron que se venía todo abajo.

Sobre todo la Iglesia que mandaba a la hoguera a quienes difundieran tan terrible noticia.

Peor fue cuando se descubrieron millones de soles que formaban millones de galaxias compuesta de millones de estrellas.

Además nuestro Sol ni siquiera era muy grande comparado con otros y la Vía Láctea (a pesar de sus millones de estrellas) no era una de las Galaxias más grandes que se habían descubierto.

Esto fue un duro golpe al orgullo de los hombres que se creían el centro del Universo.

Puestas las cosas en su lugar muchas filosofías comenzaron a decirnos que no valíamos nada y que da lo mismo que existamos o no.

Esto parece lógico visto desde el punto de vista de que el Universo es infinito y está en expansión, por lo que el planeta Tierra y sus habitantes ocupan menos de la mil millonésima parte de su extensión.

Pero estudiemos el problema más detenidamente. Es cierto que somos una mota de polvo perdida en el espacio. Es cierto que hay millones de mundos que tienen millones de estrellas y de planetas. Pero también es cierto que somos una mota de polvo que piensa y que transforma. Somos una mota de polvo que tiene voluntad, que puede elegir, que puede cambiar, que puede trascender.

Entonces…no somos “solamente” una mota de polvo.

Somos los seres pensantes que le dan sentido a todo lo demás. Podemos elegir mientras que el resto del Universo solo puede desarrollar acciones mecánicas.

El hombre puede elegir entre “ser” y “no ser” cualquier cosa que se le plantee.

Entre las miles de millones de cosas que forman el Infinito, solo esta pequeña mota de polvo puede elegir su destino.

¡¡ Somos la mota de polvo que le da sentido al Universo!!

Por lo tanto no dejemos que las filosofías pesimistas nos convenzan de que somos insignificantes y que no vale la pena nada de lo que hagamos. No obstante lo minúsculos que somos en nosotros anida la grandeza y nuestro espíritu puede conquistar ese Universo infinito.

No somos solamente una mota de polvo si no que somos la mota de polvo que le puede dar sentido al Universo.

En nosotros está la elección.